Se solucionó el conflicto salarial con los pilotos. La campaña está prevista que se inicie en unos días.


Los equipos para la campaña 2020/2021 para la lucha antigranizo están prácticamente listos, se espera que en los próximos días, más precisamente a fines de octubre, comience.

Desde la empresa Aeronáutica de Mendoza Sociedad Anónima (AEMSA) comunicó que se solucionó el conflicto salarial que se tenía con los pilotos afectados a la campaña y que ya tiene operativos 2 aviones de lucha antigranizo y otros dos a punto de culminar con un proceso anual de mantenimiento obligatorio y “overhaul” (mantenimiento preventivo y correctivo) de sus hélices. Y mientras avanza la licitación de más insumos (cartuchos y bengalas)

El programa, que opera con 4 aeronaves Piper Cheyenne repartidos en los hangares del Aeropuerto El Plumerillo, Mendoza, y el sanrafaelino Santiago Germanó. Según informaron desde el Gobierno, acorde a los estándares de la Anac (Administración Nacional de Aviación Civil) las tripulaciones, completan por estos días los programas anuales de entrenamiento.

Tras el acuerdo con APLA (Asociación de Pilotos), que incluyó al personal técnico, los 24 pilotos que operan los aviones más 2 que guían en tierra, según AEMSA ” se cumple con todos los requisitos para prestar el servicio”. Pero el conflicto dilató la puesta a punto (horas de vuelo requeridas por piloto) “que llevará algunos días más”, indicó a Sitio Andino el subsecretario de Agricultura, Sergio Moralejo, quien consultado sobre una fecha precisa utilizó una analogía al asegurar que “sería como saber con anticipación cuántos casos de contagios por Covid-19 tendremos mañana”.

Se ultiman los trabajos para iniciar la temporada de lucha antigranizo

Millonario presupuesto

La primera pata fue el hecho de no poder contar con el presupuesto por el voto negativo de la oposición, incluído el roll over. Esto, además de la caída de recaudación y la suba de costos con la pandemia, obligó a que, entre comprar respuestos para un avión o insumos sanitarios, priorizáramos esto último. Sin contar el conflicto por el cual la Provincia en este contexto debió asumir el pago de 13 sueldos a cada piloto sobre cinco meses trabajados e incluso la renovación de las licencias”, detalló Moralejo respecto a los problemas para iniciar el ciclo 2020-21.

La puesta en marcha conlleva un presupuesto anual (entre salarios, capacitación y mantenimiento) cercano a los $300 millones. Una cifra que no incluye la compra de insumos, cuyo costo equivale a aproximadamente un 10% (ver aparte).

Así, si bien la fecha habitual de inicio de la campaña es a principios de octubre, el arranque de la campaña se llevó las primeros 10 días del mes. En caso de alguna demora, se prevé que los 4 Pipper estén operativos al 100%, a más tardar, la primera semana de noviembre, pero de acuerdo al titular de la DACC (Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas), Julio Eluani, hay recursos para atender cualquier contingencia.

Licitación de insumos, lo que viene

Para Eluani “la información metereológica disponible a esta fecha permite asegurar estarán disponibles para operar en el momento que se presente la primer tormenta. Hoy los radares están operativos, y si ocurre una tormenta tenemos aviones para sembrar las nubes“.

Ahora, en busca de recuperar el tiempo perdido, el Gobierno apura el pliego para poner en marcha la semana que viene una licitación por 4.000 cartuchos y 1980 bengalas de ioduro de plata. Mientras, Aeronáutica Mendoza advierte que “hay insumos suficientes como para llegar a la mitad de la temporada”, lo que implica contar con el material nuevo a más tardar durante el primer bimestre del 2021.

Ahora el problema radica en la volatilidad del tipo de cambio en este contexto. Es que la mayoría de los insumos necesarios para la siembra de nubes (combustible para las aeronaves, piezas de repuesto importadas, bengalas y cartuchos) están dolarizados, una variable no menor y que le quita resto a los recursos disponibles en pesos.

Seguro Agrícola, con fondos propios

A propósito de vaivenes económicos, el encarecimiento de algunos costos y la falta de fondos suficientes frente a la pandemia dejaron como resultado otras decisiones forzadas. Es el caso del Seguro Agrícola, un complemento necesario de la lucha antigranizo, que hasta ahora estaba a cargo de un pool de compañías aseguradoras a través de un contrato de renovación anual con la Provincia, que se discontinuó luego de un ajuste requerido superior al 30%.

” Las aseguradoras incrementaron la cobertura ante el riesgo de heladas, a nuestro entender, de forma excesiva, para llevar adelante el Seguro que tiene más de 3.500 productores inscriptos hasta el momento. Por eso la decisión fue que la Provincia lo asuma este año con recursos propios a través del Fondo Compensador Agrícola”, detalló al respecto Moralejo.


En esta nota:

Economia

Comentarios