Pasaron más de 13 años desde que el cadáver de Micaela Reina fue hallado en aquel piletón de una bodega abandonada. Dos juicios, tres detenidos, condenados y absueltos. Ahora, se sumará un capítulo judicial más en la investigación por el crimen en Guaymallén.

La Suprema Corte de Justicia emitió su opinión en uno de los dos expedientes que desde hace años reposan en el cuarto piso del Poder Judicial. Le dieron la derecha al fiscal Fernando Guzzo y ordenaron que se realice un nuevo juicio contra la madre de la niña de 11 años, Marta Reina, y su pareja, Ramón Duarte.

Ambos habían sido absueltos en 2014, ante la sorpresa de todos ya que había varias pruebas en su contra: ADN positivo de Duarte en el pantalón de la víctima, su propia confesión de que había abusado a la menor y múltiples contradicciones de Marta Reina en su relato.

El reciente fallo de la Corte criticó la valoración de pruebas que hicieron los jueces Gabriela Urciolo, Agustín Chacón y Alejandra Mauricio. En líneas generales, indicaron que fue parcial y que tuvieron en cuenta las evidencias por separado y no como un todo de una investigación.

Lo cierto es que ahora volverán a ser juzgados por abuso sexual seguido de muerte ya que el máximo tribunal de Justicia anuló ese primer juicio por el crimen en Guaymallén Resta que la Corte resuelva la situación del padre biológico de la víctima, quien fue condenado a 15 años de cárcel por abandono de personas seguido de muerte, pese a que ya había una línea investigativa completamente diferente por el crimen en Guaymallén.