Se trata de un algarrobo añoso y que le da nombre a un distrito.


El sitio es un lugar perdido entre calles de tierra. Como todo en la vida, quien no sabe qué buscar es seguro que no lo encuentra. Pero allí está, desde hace más de 170 años. Es un algarrobo enorme y a su sombra hubo una escuela, una comisaría y hasta le dio cobijo a los heridos de una batalla que ocurrió a poca distancia de sus ramas.

Por allí jugaron su destino hombres tremendos de la historia de Mendoza y es justo que ahora se intente darle trascendencia a ese sitio histórico, como atractivo turístico. Está ubicado en el departamento de Junín, casi en el límite con el vecino de General San Martín.

Al árbol y al distrito se lo conoce como Algarrobo Grande. El ejemplar aún está en pie, sano y fuerte, en una propiedad ubicada en la intersección de las calles Benegas y Carril Sud Alto Verde.

En estos días la Municipalidad de Junín decidió darle valor cultural y turístico a ese lugar, después de llegar a un acuerdo con la familia de Pascual Silvia, descendientes de Fortunato Silva, el dueño original del lugar.

El árbol ya había sido declarado “Patrimonio Histórico Forestal de la Provincia” por resolución N° 2306/95 en noviembre de 1995 por la dirección de Recursos Naturales Renovable de la Provincia y en enero de 1996 el Concejo Deliberante de Junín declaró al algarrobo “Patrimonio Histórico Cultural del departamento de Junín”, por resolución N° 005/96.


En esta nota:

Ambiente Mendoza


Comentarios