Los internos de tres cárceles de la provincia exigen celeridad en los trámites de prisión domiciliaria por miedo al contagio de coronavirus.


Los internos de Boulogne Sur Mer y San Felipe exigen celeridad en trámites de prisión domiciliaria y de salidas transitorias porque sostienen que es imposible el aislamiento por coronavirus en la cárcel. Por eso decidieron coserse la boca como forma de protesta y están en huelga de hambre. 

Además, las mujeres que están alojadas en el servicio penitenciario de El Borbollón también tomaron medidas. Si bien las reclusas no se cosieron los labios, también se plegaron a la protesta que se está llevando adelante en varias cárceles de Argentina. Las presas se taparon la boca en señal de huelga de hambre y realizaron carteles. 

Mujeres de El Borbollón. Foto: gentileza MendozaPost.

Por su parte, los reos colocaron banderas en el patio y pintaron trapos para visibilizar su pedido. Además, se tomaron fotografías con las bocas cosidas y elevaron el pedido por escrito a las autoridades del Servicio Penitenciario de Mendoza. ​

Reclamo en el patio. Foto: gentileza MendozaPost.

​Los internos indicaron que tienen miedo de que el virus se propague en los complejos penitenciarios que, por el hacinamiento y las “malas condiciones de limpieza” que ya habían planteado, son un lugar propicio para el contagio del Covid-19. 

Tres presos con las bocas cosidas. Foto: gentileza MendozaPost.




Comentarios