Los penales mendocinos colocarán este símbolo que recuerda a todas aquellas mujeres que sufrieron algún tipo de violencia de género.


El pasado lunes 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, colocaron en las cárceles de mujeres de Mendoza un Banco Rojo para concientizar. La actividad fue abordada por la Coordinación de Tratamiento del Servicio Penitenciario de la provincia.

Con la instalación de los bancos, buscan recordar a aquellas mujeres que, independientemente de su situación de detención, viven o han vivido algún tipo de violencia de género. 

Este símbolo fue inaugurado en la Alcaidía 2 del Régimen Abierto de Mujeres (RAM) y, anteriormente, hicieron un espacio en la Unidad 3 de El Borbollón, penal que aloja a la mayor cantidad de mujeres de la provincia.

Las mujeres pintaron los bancos. Fotos: Gobierno de Mendoza.

Desde hace tiempo, en todos los establecimientos destinados al alojamiento de mujeres trabajan en relación con la Ley 26485, para la protección integral, prevención, sanción y erradicación de la violencia contra las mujeres, mediante talleres, obras de teatros y encuentros.

“Somos una institución pública destinada al abordaje integral de la persona. Es por ello que es sumamente importante que un servicio como el nuestro acompañe la realidad actual en materia de género. De allí la adhesión a la Ley 9102, para que fueran ellas mismas quienes pintaran y colocarán la frase ‘vivas nos queremos’”, como un mensaje esperanzador y en memoria de todas las mujeres que han muerto en manos de hombres”, explicó Nahir Otero, coordinadora de Tratamiento del Servicio Penitenciario provincial.

Buscan concientizar sobre la importancia de esta problemática social. Fotos: Gobierno de Mendoza.

El Banco Rojo

El rojo está tomado del primer símbolo utilizado para demostrar públicamente la violencia contra las mujeres. Con muchos zapatos rojos, presentados ante la embajada de México en 2012 para recordar a las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez, usando ese color para representar la sangre como una herida de nuestra sociedad.




Comentarios