Una joven marplatense tuvo que ayudar a su madre a hacerse entender en otro país y le enseñó cómo pronunciar inglés por WhatsApp.

Un posteo de Twitter se viralizó en las últimas horas después de que la usuaria @Camile_blanc expusiera el divertido sistema que utilizó para que su mamá, que está aislada con coronavirus en Dubai pueda hablar con fluidez un idioma que, evidentemente le cuesta.

La historia de una joven marplatense se hizo viral en las últimas horas cuando expuso la forma en que le debió explicar la pronunciación a su mamá que permanece alojada en un hotel. Foto: Twitter: @camile_blanc

Camile intentó enseñarle a su madre las frases más elementales para que se pudiera dar a entender en un hotel, y utilizó los mensajes de WhatsApp para darle las explicaciones.

Mi vieja está aislada en un hotel en Dubai y sabe CERO de inglés, así la ayudo”, escribió en Twitter, junto a una captura de pantalla de su celular. Porque su madre había dado positivo en medio de un viaje, y tuvo que quedarse a la fuerza en el lugar.

Como le costaba mucho hacerse entender por los empleados del hotel, buscó la manera de ayudarla a través de WhatsApp. La conversación era tan graciosa que Cami la subió a su cuenta, y se volvió viral en poco tiempo.

La historia de una joven marplatense se hizo viral en las últimas horas cuando expuso la forma en que le debió explicar la pronunciación a su mamá que permanece alojada en un hotel. Foto: Twitter: @camile_blanc

Más de 135.000 usuarios de las redes sociales le dieron un “like” y retuitearon la historia, haciendo reír a los usuarios con su ocurrencia y sus sistema elemental: “Plis send as shits and shugar, am olso som trash bags”.

La historia de una joven marplatense se hizo viral en las últimas horas cuando expuso la forma en que le debió explicar la pronunciación a su mamá que permanece alojada en un hotel. Foto: Twitter: @camile_blanc

Cami tuvo que aclarar que su mamá ya estaba mejor, que se encontraba muy bien y que sus lecciones habían sido muy útiles porque le permitieron sobrevivir a los días de aislamiento en un país lejano, con un idioma desconocido.