Según informaron desde el SOIP, en dos de ellas se registraron una veintena de casos en los últimos días.


El puerto de Mar del Plata se convirtió en uno de los focos de contagio de Covid-19 y solo en los últimos dos meses se registraron casos de coronavirus en al menos 17 plantas procesadoras de pescado, según las estimaciones del Sindicato Obrero de la Industria del Pescado (SOIP).

Según los datos que manejan desde el SOIP, desde mediados de julio hasta la actualidad al menos unas 17 plantas pesqueras presentaron casos de coronavirus por lo que debieron activarse los protocolos correspondientes para evitar mayores contagios que los ya detectados.

La primera planta en registrar contagios -a mediados de julio- fue la pesquera ilegal de Alejandro Korn que acumuló una importante cantidad de casos y que se convirtió en uno de los focos más importantes de contagio de la ciudad en ese momento, con vinculación con el brote surgido en el Hospital Houssay.

Los últimos casos, según explicó el secretario gremial del SOIP, Adolfo Echeverría, se presentaron en la planta Sebastián Gaboto, donde la mitad del turno mañana (alrededor de 16 trabajadores) dio positivo en los testeos realizados, en tanto que en la firma Copeca se registraron más de 20 casos entre el personal.

Asimismo, ante el aviso de surgimiento de un caso sospechoso o confirmado, el sindicato interviene para que la empresa cumpla con los protocolos acordes: se debe dar aviso inmediato a la Municipalidad y al Senasa, aislar a todos los contactos estrechos del trabajador y realizar las tareas de desinfección. Además, el sindicato es quien hace presentaciones ante las Aseguradoras de Riesgo de Trabajo en caso de haber trabajadores infectados y además realizan la trazabilidad de los casos estrechos dentro de la planta, según indicó el portal Que Digital.

Al respecto, Echeverría aseguró que en las plantas con trabajadores registrados en relación de dependencia los protocolos se cumplen, aunque los tiempos de reapertura dependen de la habilitación de la Municipalidad y las autoridades sanitarias, que pueden demorar desde uno a tres días.

De todas maneras, lamentó que la situación del sector, frente a los numerosos casos de coronavirus y las complicaciones que trae a las plantas, “está complicadísima”: “Cada vez que surge algún caso en una planta la gente tiene miedo. Las empresas pagan los hisopados y a los contactos estrechos los tienen que aislar sí o sí por protocolo. Pero a los que no lo son pero trabajan en el mismo sector les hacen el hisopado y con los resultados negativos vuelven a trabajar, y esa gente tiene miedo de volver. Pero también es cierto que si una empresa tiene que aislar a todos los trabajadores y cerrar por 14 días cada vez que surge un caso, no hay empresa que sobreviva”, relató.




Comentarios