Néstor Gustavo Arrativel, único acusado, padece una enfermedad mental que lo transforma en inimputable.


A un mes y medio del incendio en la distribuidora Torres y Liva, se dio a conocer que el único imputado, Néstor Gustavo Arrativel (46), padece una enfermedad mental que lo transforma en inimputable y se encuentra a un paso de ser sobreseído.

El diario La Capital de Mar del Plata reveló que el informe psiquiátrico de los peritos confirmó que Gustavo Arrativel padece una enfermedad mental que le imposibilitó comprender la criminalidad de sus actos.

El informe con las novedades periciales del caso fue enviado a la Defensoría Oficial y en las próximas horas es probable que se solicite el sobreseimiento de Arrativel. También, por sugerencia de los mismos peritos, será pedida la internación ya que se considera al imputado peligroso para sí y para terceros.

Arrativel fue detenido el 18 de diciembre, tres días después del incendio de la distribuidora ubicada en Rivadavia entre 14 de julio y 20 de septiembre, A raíz del siniestro no solo quedaron destruidas las instalaciones de Torres y Liva sino que también fueron afectadas más de 40 departamentos lindantes.

Filmaciones ubicaron al acusado cercano a la distribuidora la noche del incendio y cuando la policía lo demoró encontraron entre sus pertenencias elementos similares al dispositivo para que dio inicio al foco ígneo. Arrativel también llevaba consigo un recorte de diario de la fecha posterior al siniestro.

Los damnificados llevan numerosos reclamos ante la empresa, la Municipalidad de General Pueyrredon, aseguradoras e inmobiliarias, sus empleados denunciaron presiones para abandonar la empresa, y se presume que este viernes -si las condiciones climáticas lo permiten- emprendan las tareas de demolición.




Comentarios