Según el gremio que los agrupa, no se cuenta con planta mínima indispensable para garantizar el correcto funcionamiento de todas las áreas y las condiciones laborales del actual personal.


Los trabajadores de la Universidad Nacional de Mar del Plata nucleados en la Asociación del Personal de la UNMdP (APU) llevarán a cabo esta semana dos nuevas jornadas de paro total de actividades en reclamo de respuestas favorables a los diferentes reclamos que vienen sosteniendo durante todo el 2019.

Este martes 5 y miércoles 6 de noviembre en todas las dependencias de la Universidad, los trabajadores estarán realizando la medida de fuerza, tal cual fue resuelto en asamblea realizada la semana pasada.

La nueva medida de fuerza se suma a las recientemente realizadas en las últimas semanas (web).

La nueva medida de fuerza se suma a las recientemente realizadas en las últimas semanas como medida de lucha para ser escuchados por la Gestión de la Universidad y resolver el listado de reclamos que hacen a las condiciones de trabajo, ingresos de personal, regularización de la planta de trabajadores, y el pedido de un bono local que que sirva para paliar una situación actual que tiene al 25% del personal por debajo de la línea de pobreza.

La secretaria general de APU, Victoria Schadwill, explicó que “las medidas de fuerza tienen que ver con la defensa de nuestra planta laboral, de las condiciones laborales y por los incumplimientos de la Gestión de los acuerdos firmados en paritarias y en Audiencias en la Secretaría de Trabajo de la Nación”.

“Puntualmente, estamos exigiendo que se cumpla lo acordado en en la delegación local del entonces Ministerio de Trabajo hace tres años: una planta mínima e indispensable de 825 cargos, más los necesarios para la nueva carrera de medicina. Hoy serían 841 cargos de personal los que, a pesar del compromiso asumido por estas mismas autoridades, nunca se cumplieron. Hoy estamos entre 15 y 18 cargos por debajo de esa planta mínima indispensable para garantizar el correcto funcionamiento de todas las áreas y las condiciones laborales del actual personal”, agregó.

Schadwill detalló que “el fuerte crecimiento de estos últimos años de la Universidad Nacional, la creación de la Escuela Superior de Medicina (que funciona como una unidad académica independiente a pesar de que no tuvo el contrato programa para garantizar la planta de trabajadores) que se está sosteniendo con la misma cantidad de trabajadores, la creación de al menos 12 carreras de grado y pregrado nuevas, el régimen de ingreso irrestricto, algo que celebramos y apoyamos, pero que requiere de mayor cantidad de trabajadores y trabajadoras universitarias que permitan el normal funcionamiento de todos los servicios más allá de las cuestiones administrativas (el servicio social, el servicio de salud, la Biblioteca central, el comedor, etc.), no fue acompañado por el personal correspondiente. Pensemos que en 2015 teníamos un aproximado de 8000 ingresantes y hoy estamos en los 14000 en toda la Universidad y la cantidad de trabajadores y trabajadoras es incluso menor”.




Comentarios