Las clases estuvieron a cargo de personal militar perteneciente a la División de Eliminación de Artefactos Explosivos (EOD, por sus siglas en inglés) del Ejército Británico desplegado en el Complejo Militar de Monte Agradable. Estos se dirigieron a los estudiantes de la Escuela Infantil Junior y Campamento de Educación, y la Escuela Comunitaria de Islas Malvinas en Puerto Argentino.

Los soldados interactuaron con los alumnos para generar conciencia del peligro ante la presencia de material explosivo.Web

Si bien en noviembre de 2020 se había detonado el “último” artefacto explosivo se cree que, por movimientos de suelo, algún aparato se haya podido correr de lugar y pueda aparecer en un sitio no identificado. Es por ello que direccionaron el esfuerzo en educar a niños entre 4 y 16 años de edad, sobre los peligros de los dispositivos sin explotar y las acciones que deben tomar si encuentran algo que genere sospecha de ser un explosivo. El mensaje clave fue: ′′No lo toques y cuéntale a un adulto”.

El equipo utilizó demostraciones prácticas y objetos de muestra del museo para poner de relieve cómo los posibles artefactos pueden llegar en diferentes formas y ser de diferentes tamaños, y en particular cómo la ′′migración minera′′ puede significar que las minas enterradas previamente pueden cambiar su posición subterránea y reaparecer en lugares inesperados.

Muchos quisieron participar en la clase.Web

El equipo EOD espera seguir entregando presentaciones interactivas a los estudiantes, como parte de un programa de educación para la Eliminación de Artefactos Explosivos. Los encargados de las charlas expresaron la importancia de educar a los niños acerca de esta temática, ya que son curiosos y exploran lugares. Resaltaron que generar una conciencia en el tema puede modificar sus acciones y mantenerlos seguros a ellos y a su entorno.

Los niños instruidos estuvieron comprendidos en la franja etaria de 4 a a 16 años,Web