Si bien es sabido que la presencia militar en Malvinas es permanente, hay una compañía de Ejército que va cambiando periódicamente, la Compañía de Infantería de Rotación (RIC). Por lo general, rota cada 2 meses. Es por ello que, el jueves 29 se hizo el relevo oficial de la Compañía Inkerman, del 1er Batallón de la Guardia de Granaderos del Ejército Británico.

Miembros de la Compañía Inkerman en Monte Tumbledown haciendo homenaje a los soldados caídos en 1982,

Su Comandante, el Mayor Patrick Rice entregó el mando de la RIC (Roulement Infantry Company) al Mayor James Taylor de la Compañía de la Reina, también perteneciente a 1er Batallón de la Guardia de granaderos. Este hecho marcó el fin de las actividades, para la Compañía Inkerman, en las Islas Malvinas.

Un soldado de la Compañía de la Reina coloca la bandera de su guarnición para ser izada en el mástil de las instalaciones de RIC.
Mayor James Taylor, comandante de la Compañía de la Reina, 1er Batallón de la Guardia de Granaderos.

Cabe recordar que, desde su presencia en el territorio malvinense, se desarrolló una gran cantidad de entrenamientos, capacitaciones y extensas patrullas, donde los soldados británicos tuvieron que aguantar las inclemencias del tiempo y el clima propio de Malvinas. Esto demuestra que, si bien el lugar de origen y de emplazamiento de los batallones que van pasando están en Reino Unido, cualquier componente del Ejército Británico, puede desplegarse y operar en el terreno hostil e inhóspito del Atlántico Sur.

Entrenamiento de tiro con ametralladora calibre 0.50mm.
Ejercicio de guiado de blanco. Entrenamiento de Apoyo Aéreo Cercano (CAS) llamando a ataques contra posiciones enemigas simuladas.

Es por ello que, el Mayor Rice expresó que para ellos fue un gran privilegio haber podido servir en Malvinas. Siempre fueron bien tratados y recibidos por los isleños, y estos dos meses que pasaron fueron una "oportunidad única de vivir, trabajar y formar junto a nuestros colegas de la Marina Real, la Real Fuerza Aérea y la Fuerza de Defensa de las Islas Malvinas", destacando que fue "enormemente beneficiosa, y volvemos al Reino Unido enriquecidos por nuestras experiencias en el Atlántico Sur".

Los soldados comparten proyecto con horticultores de las islas.
Regreso al cuartel después de un entrenamiento y marcha por la geografía de Malvinas.