El martes por la tarde familiares y vecinos de La Rioja marcharon en la plaza principal exigiendo justicia por la muerte de Zoe, la nena de 4 años que fue calcinada. Mientras se intenta esclarecer el caso, la Justicia imputó a la madre de la niña por considerar que encubrió el crimen.

Vale recordar que en un principio la madre, junto con la tía y pareja de esta última estaban demorados, mientras que un pastor evangélico fue detenido y sería el dueño de la moto que estaba junto a la nena. Ahora, según detalla NuevaRioja, la mujer habría participado del crimen de Zoe.

Además, se solicitó que se realice una intervención socio-vecinal para recabar información sobre como vivía la menor y como era el entorno en el que estaba siendo criada. La investigación se está desarrollando bajo secreto de sumario, por lo que la información es escaza.

Los familiares y allegados de la pequeña, se movilizaron por segunda vez, luego de que el domingo 14 de noviembre se enteraran de la trágica noticia, tienen un solo mensaje: que se haga justicia por el crimen de Zoe.