En la tarde de este miércoles, trascendió la noticia de que un joven llamado Valentín, oriundo de la ciudad de La Plata, que presenta Síndrome de Down, logró tras años de esfuerzo egresarse del secundario.

En diálogo con TN, el padre de Valentín Elmasian, Matías Elmasian, contó que el logro del joven se debe a: "La culminación de muchos años de esfuerzo. A Valen, la integración no solo le dio una adaptación en la institución, sino además una vida plena, una vida social para poder manejarse en otros ámbitos, ya sean deportivos, laborales o sociales".

La historia de Valentín, un joven con síndrome de Down que se egresó de la secundaria

A su vez, la madre, Sabrina también habló sobre el emotivo momento que están viviendo: "Valentín nos enseñó que todo se puede, puso mucho esmero de él. Era algo que nunca imaginamos porque con Matías vivimos siempre el día a dia. No sabíamos qué iba a pasar al año siguiente. Ya que terminara la primaria fue algo maravilloso. Cuando nos dijeron que iba a seguir en la secundaria fue una emoción muy grande. Me acuerdo cuando escuchamos de los directivos las palabras 'sigue integrado en sexto grado', fue tocar el cielo con las manos", explica Sabrina, su mamá.

La historia de Valentín, un joven con síndrome de Down que se egresó de la secundaria

Por su parte, también dieron a conocer el cajón de recuerdos y detallaron el momento en que se enteraron que Valentín presentaba el Síndrome: "Fue lo 'no esperado' pero desde el primer momento lo amamos. Valentín tenía 20 días de vida cuando llegamos a APADIM (una institución con un perfil orientado hacia la contención, protección e inclusión de las personas con discapacidad). Allí, nos explicaron sobre la estimulación temprana y empezamos a pensar en una posible integración en una escuela común, para nosotros fue una sorpresa y una alegría", detalla Matías.

La historia de Valentín, un joven con síndrome de Down que se egresó de la secundaria

A pesar de que el camino no fue fácil para conseguir una institución educativa que aceptara sus condiciones, con tanto esfuerzo, lo lograron y aseguraron: "El grupo humano, los valores de las familias de los compañeros. Desde un principio, lo aceptaron, lo amaron y lo protegieron siempre. Venían a los cumpleaños, lo abrazaban y lo aplaudían. Siempre fue muy querido y eso nos dio fuerza a toda la familia. De APADIM, iba una maestra integradora a veces una, dos o tres veces por semana dependiendo de las materias y, junto con el equipo de la escuela, colaboraron para que hoy reciba su título", destacan.