Un verdadero tsunami de repercusiones ha generado la visita del presidente Alberto Fernández a la líder de la organización “Túpac Amaru” Milagro Sala el miércoles en esta ciudad, una de cuyas expresiones cobró volumen nada menos que en el propio recinto de sesiones del Senado de la Nación donde se produjo una acalorada discusión entre legisladores de la oposición y del oficialismo este jueves por la tarde. Mientras eso ocurría en Buenos Aires, en la capital jujeña fiscales, defensores, secretarios y funcionarios judiciales de la provincia firmaban un documento rechazando de plano las declaraciones formuladas por el mandatario nacional cuestionando su desempeño.

//Mirá también: Alberto Fernández tras su visita a Milagro Sala: “Hay una clara persecución”

Después de conversar con la dirigente kirchnerista al lado de su cama en la Unidad Coronaria del sanatorio de la calle Hipólito Yrigoyen, el Jefe del Estado accedió a responder cinco preguntas de los medios locales, en el hall del nosocomio. En ese marco sostuvo que “se ha instaurado un sistema de clara persecución” contra la referente social, aseguró que “lo que le está pasando es el resultado de las decisiones de la justicia de Jujuy” y exhortó tanto a los Tribunales de Jujuy como a la Corte Suprema de Justicia de la Nación a que empiecen a “enmendar las barrabasadas que se hicieron” en relación a la situación judicial de Sala.

NO A “TODA INJERENCIA E INTROMISIÓN”

En referencia a estos dichos, el Colegio de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial de la Provincia de Jujuy dio a difusión un documento en el que sus miembros “nos pronunciamos en rechazo de las declaraciones vertidas públicamente por el Sr. Presidente de la Nación el día 29/6/22 respecto a la labor de jueces y demás miembros del Poder Judicial de esta provincia, por ser tales expresiones contrarias al sistema republicano de gobierno”.

Con el mismo tono, la entidad que preside el juez Jorge Daniel Alsina dejó expresado un “enfático rechazo a toda injerencia e intromisión en el funcionamiento del sistema de justicia provincial, fuera de los mecanismos institucionales idóneos para ello, lo que resulta imprescindible para un estado democrático de derecho y consecuente mantenimiento de la paz social e institucional”.

En su fugaz y sorpresiva venida a Jujuy el Presidente instó a los jueces que intervinieron en las causas que involucran a Sala a “revisar lo que están haciendo, ya que no es un buen modelo para el país”.

Alberto Fernández visitó a Milagro Sala en Jujuy y criticó a la Justicia, lo que provocó una réplica del Colegio de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial de la Provincia. Foto: Vía Jujuy

“La Justicia debe funcionar de otro modo a como yo siento que funciona en Jujuy”, planteó, y entonces pidió a los jueces de los tribunales locales dejar de lado “teorías y doctrinas que se difundieron en los años del gobierno anterior al nuestro (por la gestión del presidente Mauricio Macri, de Juntos por el Cambio) y que, definitivamente, contradicen la esencia del estado de derecho”, dijo Fernández.

Por su parte, “como institución que nuclea a magistrados, fiscales, defensores, secretarios y funcionarios judiciales -se lee en el texto de la entidad-, queremos transmitir a la ciudadanía la tranquilidad de que la labor cotidiana de quienes se desempeñan en juzgados, tribunales y demás órganos judiciales, se desenvuelve con independencia e imparcialidad de toda presión de poderes estatales y/o fácticos. Es nuestra misión primordial procurar que ello continúe invariablemente siendo así”, finaliza el comunicado.

OTRA DENUNCIA DEL EQUIPO LEGAL DE SALA

En tanto, el equipo de abogados de Sala denunció públicamente “presiones” del gobernador Gerardo Morales y del Poder Judicial provincial para que con base en “una interpretación completamente ilegal”, la dirigente “cumpla una pena ya cumplida”.

//Mirá también: Se enojó Morales: “La grieta se profundizó hoy”, sentenció

También mediante un comunicado, los abogados de la exlegisladora relataron que “una persona del Servicio Penitenciario jujeño entró, sin anunciarse, a la Clínica Los Lapachos, donde está alojada Milagro Sala, y le entregó una cédula de notificación en la que el juez de ejecución establece que tiene que cumplir una condena hasta el 21 de junio de 2024″.

“El juez pretende computar una condena de dos años, que Milagro Sala ya cumplió, a partir de ahora. En cualquiera de las lecturas posibles, la pena está cumplida. La sentencia de condena, además, se encuentra en revisión ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos”, indicó el cuerpo de letrados que asiste a Sala.