El Ministerio Público de la Acusación de Jujuy imputó por los presuntos delitos de amenazas coactivas y violación de medidas de bioseguridad de emergencia sanitaria a cuatro personas que ocupan cargos jerárquicos en el multimedio Grupo Canal 2, por la muerte de una trabajadora quien habría sido obligada a cumplir funciones a pesar de padecer diabetes y contraer coronavirus.

El fiscal a cargo de investigación de la causa, Aldo Lozano, señaló en conferencia de prensa que la acusación recayó contra dos mujeres y dos hombres, que ocupan cargos jerárquicos en la empresa de medios.

Las imputaciones son por los delitos de "amenazas coactivas y violación a medidas oficiales, decretos dictados a nivel nacional y provincial", dentro de la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus.

El fiscal dictó la resolución tras la denuncia penal realizada por José Matorras, pareja de Elizabeth del Valle Pérez, quien murió el pasado 30 de septiembre por coronavirus.

Según la demanda, la mujer contrajo la enfermedad al haber sido "obligada a trabajar por la empresa que la empleaba pese a ser paciente de riesgo" por padecer diabetes.

En diálogo con los periodistas Lozano hizo saber que este miércoles se realizó una inspección ocular en el call center donde cumplía funciones Pérez, a fin de determinar las condiciones de trabajo en el lugar, ubicado en el barrio Castañeda de esta capital.

Sobre ese punto agregó que extrabajadores que se ofrecieron como testigos aseveraron que prestaban servicio en "condiciones paupérrimas de trabajo con falta de medidas de bioseguridad y hacinamiento", describió.

Asimismo detalló que en los últimos días se sumaron tres denuncias penales de personas que habrían contraído Covid-19 en el mismo lugar, situaciones que son investigadas por el funcionario judicial.

El 30 de septiembre, Elizabeth Pérez falleció tras permanecer internada en estado crítico cinco días afectada de coronavirus, lo que le provocó una neumonía bilateral, al tiempo que complicó su cuadro médico por problemas renales.

"Elizabeth pidió a su jefe trabajar desde su casa ya que ella se desempeñaba en el área del call center y podía atender el teléfono. Se le otorgaron permisos solo por unos días, pero luego se contagiaron compañeros y la volvieron a llamar", denunciaron los familiares.