Partiendo de la fuerte presunción de que el fuego desatado en bosques y montes en las Yungas, al este de la provincia, pueden haber sido producidos por la actividad humana, el Gobierno de Jujuy formuló ante la Justicia una denuncia penal para que se investigue las causas de los incendios forestales que ya han afectado miles de hectáreas.

En efecto, desde que se desató el fuego el pasado 18 de septiembre, 14.355 hectáreas ya fueron consumidas por las llamas, de las cuales poco más de 4.000 corresponden a bosques nativos del Parque Nacional Calilegua, mientras que las otras 10.000 son de jurisdicción de la Provincia y fincas particulares.

"Queremos que se garantice el desarrollo de un proceso penal para determinar las responsabilidades, tenemos la convicción que los incendios fueron generados y esas conductas deben ser sancionadas", afirmó la ministra de Ambiente María Inés Zigarán.

“Consideramos que los incendios fueron provocados. Tenemos la fuerte presunción de que hubo intencionalidad”, dijo la Ministra de Ambiente.

La funcionaria apuntó que el Código Penal prevé para este delito contra la seguridad pública "penas de tres a diez años" de prisión.

"Es muy importante avanzar en esto. Consideramos que fueron provocados, de acuerdo a dónde se iniciaron, que fue, generalmente, en zonas muy accesibles a la vera de la ruta", precisó Zigarán.

Funcionarios del Sistema Nacional de Manejo del Fuego, de la Dirección de Incendios Forestales de Jujuy y del Parque Nacional Calilegua, realizaron junto a la Ministra un balance de las tareas que se viene desarrollando para contener las llamas.

Así, se informó que actualmente los brigadistas combaten tres incendios, de los cuales dos son los más grandes y se originaron fuera del área protegida, en fincas y propiedades privadas de la zona de amortiguamiento.

El primero de ellos se originó en La Unión Seca (Zanjón Seco), mientras el otro entre el 9 y 10 de octubre en Arroyo Yuto. Ambos avanzan de este a oeste, a la altura de la localidad de Caimancito, en una zona ubicada a 138 km al noreste de la capital provincial.

El tercer incendio fue detectado el 17 de octubre en los pastizales de Cerro Hermoso, dentro de los límites del Parque Calilegua.

El fuego en las Yungas consumió aproximadamente 14.355 hectáreas, de las cuales 10.000 corresponden a jurisdicción provincial y fincas particulares, en tanto más de 4.000 hectáreas se encuadran en el Parque Nacional Calilegua.

"El frente de tormenta que se anunciaba no se ha registrado, por lo que se prevé al menos diez días más de trabajo para poder controlar el fuego", señaló la ministra.

Una de las dificultades que presenta en la zona es el acceso hacia a los lugares donde el fuego avanza, por lo que resulta valiosa la ayuda vía aérea de dos aviones hidrantes y se espera la asignación de un helicóptero con helibolsa para una tarea más focalizada.

Además se informó que en todas las tareas de campo, logística y técnica participan más de 300 personas.