El sindicato mantiene el reclamo por el pago de salarios adeudados.


La Unión Tranviarios Automotor (UTA) de Jujuy acordó con las autoridades provinciales garantizar un “servicio reducido” del transporte público entre este sábado y el lunes próximo, mientras se mantiene el reclamo a las empresas por el pago de salarios adeudados.

Ese planteo es el eje de una medida de fuerza que bajo la modalidad de “abstención de servicios” comenzó el miércoles por la tarde y continuará hasta que los trabajadores vean satisfechas sus demandas.

El “servicio reducido” es producto de una figura creada por ordenanza en la jurisdicción de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy que obliga a las empresas y el sindicato a sostener con un esquema de guardias mínimas la circulación de las unidades de transporte urbano de pasajeros por tratarse de un servicio esencial para la comunidad.

“Vamos a permitir un servicio mínimo de transporte público hasta el días lunes”, declaró Sergio Lobo, secretario general de la UTA-Jujuy. El dirigente recordó que la medida de fuerza se inició debido a que los trabajadores no percibieron los haberes correspondientes a abril y mayo, y además no tenían garantizado el pago de los salarios de junio y el medio aguinaldo.

Sergio Lobo, secretario general de la UTA-Jujuy.

En su relato de lo que fue el transcurso de la jornada Lobo refirió que “se presentaron los reclamos” en el municipio capitalino y ante el Gobierno provincial -a instancias del propio gobernador Gerardo Morales, destacó- en busca de respuestas para “solucionar el conflicto que ya tiene larga data”.

Las conversaciones con ese propósito continuarán el lunes próximo, por lo que el sindicato garantizó el funcionamiento del servicio de “manera reducida” para que los trabajadores esenciales asistan a sus lugares de trabajo en este tiempo de pandemia.

De tal manera, el servicio, bajo esas condiciones, se reanudará a partir de las 4:30 de este sábado, hasta el día lunes, cuando se buscará destrabar las medidas de fuerza en reuniones previstas entre las empresas y la UTA, teniendo como mediador al Ministerio de Trabajo provincial.

Al respecto los dirigentes consideraron “lógico que el Gobierno tome participación en el conflicto porque los empresarios no están destinando los subsidios al pago de los trabajadores”.

En ese plano, el gobernador Morales había anticipado el jueves que se impondrá a las empresas concesionarias la obligación de destinar al pago de sueldos el 50% de los fondos del subsidio al transporte que reciben.

En paralelo, los colectiveros se movilizarán el martes por las calles de esta capital para hacer público su reclamo de una “mayor paridad” en el destino de subsidios otorgados por el Gobierno nacional, dado que -recordó Lobo- a la zona metropolitana bonaerense AMBA se  destina “9.300 millones de pesos, mientras que todo el interior percibe 1.600 millones de pesos”, desigualdad que alienta el incumplimiento por parte de las empresas, consideró.




Comentarios