El obispo Fernández emitió una serie de indicaciones para la actividad pastoral.


El obispo de Jujuy, monseñor César Daniel Fernández, emitió este sábado un documento formulando una serie de medidas preventivas para evitar una eventual propagación del coronavirus en el ámbito de la diócesis de Jujuy.

En el texto, haciendo referencia a los oficios religiosos en las parroquias, Fernández dispone que “la ocupación del templo para las celebraciones litúrgicas no deba ser mayor al 50 % del lugar, guardando debida distancia entre los fieles”.

En sentido, los sacerdotes responsables de cada templo “pueden ofrecer y añadir otros horarios de celebraciones a fin de no exceder el 50% de ocupación” del edificio.

También el Obispo resolvió “dispensar a los fieles de la Diócesis de Jujuy del cumplimiento del precepto dominical, hasta nuevo aviso”, al mismo tiempo que recomienda “distribuir la comunión solamente en la mano” y omitir el “saludo de la paz, al ser un rito optativo”.

En cuanto a la conmemoración de la Semana Santa, el monseñor Fernández ordenó “celebrar el rito de la bendición de los Ramos en diversos horarios distribuidos desde la tarde del sábado hasta el Domingo de Ramos por la noche”, mientras que la Misa Crismal se celebrará al aire libre en el Santuario de Río Blanco, solamente con la presencia de sacerdotes, consagrados y algunos fieles.

En el mismo sentido de propender a evitar la concentración masiva de personas, el Obispo determinó que “quedan suspendidos los Vía Crucis en las calles”, dice el comunicado.




Comentarios