Ocurrió entre la noche del viernes y la madrugada del sábado y generó un clima de tensión.


Tuvo lugar en la localidad de Puerto Esperanza la atípica situación en la que dos operativos distintos, uno de Gendarmería Nacional y otro de la Policía provincial, se cruzaron en su accionar. El hecho tuvo lugar durante la noche del pasado viernes y la madrugada del sábado, y generó un clima de tensión y sospechas entre los grupos de las fuerzas.

En una vivienda rural ubicada en las cercanías de la Ruta Nacional 12 se llevaba a cabo el acopio de mil cuatrocientos kilogramos de marihuana para ser transportada, la cual era traída desde Paraguay a través del Río Paraná. Hecho que venía siendo seguido individualmente por la División Antinarcóticos de la Unidad Regional V de la Policía de Misiones y el Grupo Operativo de Investigaciones Policiales (GIOP) de Gendarmería Nacional.

Según trascendió, Gendarmería aguardaba hace varios días el momento óptimo para atrapar a los narcotraficantes in fragantis, pero cerca de las 23 horas del viernes, efectivos de la Policía de Misiones llevaron a cabo el allanamiento del lugar. En este operativo se detuvo a dos personas que se encontraban realizando la carga en una camioneta Nissan, y que intentaron escapar por el monte al ver a los uniformados.

Además de la detención de un hombre de 31 años y un joven de 15, se incautaron bultos de marihuana prensada por un peso de más de 1.400 kilogramos, y el rodado involucrado. De inmediato, el personal encubierto de gendarmería se presentó en el lugar con una orden expedida por Miguel Ángel Guerrero del Juzgado Federal de Eldorado, y tomó las riendas del procedimiento.

El policía que se encontraba a cargo del operativo se comunicó con el Fiscal Federal de Eldorado y con el Jefe de la Policía, comisario general Zenón Cabrera, quienes le solicitaron que siguiera las instrucciones de la Fuerza Nacional, y que la situación quedaría en manos de ellos. Además se le pidió a los integrantes de la División de Toxicomanía de la Unidad Regional V de Puerto Iguazú que trabajaron en el lugar, que entregaran las armas reglamentarias, cuatro fusiles FAL y los celulares. Los mismos fueron notificados de el inicio de un sumario e investigaciones por “abuso de autoridad, violación de domicilio y abuso de arma de fuego”.




Comentarios