Cómo lavar tus recipientes de plástico quitando olores y manchas

por Redacción de Vía Gourmet

En época de comilonas, el bol con tapa empieza a circular mucho. Cómo tener impecable este utensillo súper útil.

Ya sea porque lo llevás al trabajo con el almuerzo o porque es un comodín en las visitas a familiares generosos con la comida, los recipientes de plástico con tapa son grandes aliados en la vida doméstica.

Sin embargo, muchas veces por la intensidad de los condimentos o los pigmentos de cada comida quedan “recuerdos” no agradables en los recipientes que hacen que los descartemos a los pocos usos.

Con una limpieza y almacenamiento adecuados, se puede extender la vida útil de los tápers y reutilizar muchas veces con cosas dulces o saladas. Mirá los siguientes consejos.

Recipientes para comida limpios.

Cómo quitar olores y manchas de los recipientes de comida

– Lavarlo apenas terminás de usarlo. Eso ayudará a que no quede teñido con alimentos de color ni conserve olores. Primero limpiarlo con un papel de cocina y luego usando detergente y agua.

– Cómo sacar el olor. En estos casos podés usar una mezcla de medio litro de agua con una cucharada de bicarbonato y dejarlo reposar una noche.

Limón. Este fruto tiene propiedades de limpieza en muchos elementos y el bold e plástico no es una excepción. Según reseña La 100 , los hermanos Torres (cocineros españoles) contaron que ponían un poco de jugo de limón en sus tarteras y tápers para dejarlos como nuevos.

Cómo evitar manchas. Lo mejor en estos casos es evitar colocar alimentos muy calientes dentro del plástico. Esperar a que se enfríen evita que el calor dilate el plástico y así se tiñan.

Arroz seco. Sirve para quitar la humedad, el olor que esta desprende y conservar los bols siempre listos. Hacer una torre de recipientes intercalando arroz es una buena opción.

Pasar al vidrio. Este material, además de ser más higiénico, evita problemas con la temperatura de los alimentos (se pueden poner recién sacados de la olla) hace que los cuencos sean más fáciles de lavar y no conserven olores. Eso sí, como en el caso de los plásticos, esperá que el alimento se enfríe antes de tapar y poner en la heladera.

¿Tenés otros consejos para cuidar los recipentes para guardar o trasladar comida? Compartilos en los comentarios.