Cómo evitar la contaminación de los alimentos en la heladera

por Via Gourmet

Con estas reglas tendrás un orden cómodo y saludable para pasar la cuarentena.

El aislamiento preventivo y obligatorio que afecta a todo el país alteró el orden de nuestras compras y comidas habituales. La cuarentena nos obliga a organizar los alimentos para que duren más y a plantear un orden en la heladera para evitar que se contaminen.

No existe una Marie Kondo que enseñe a organizar los alimentos como lo hacemos con el placard pero, a grandes rasgos, hay una serie de reglas que pueden ayudar a plantear también un orden cómodo y saludable en ese electrodoméstico hogareño.

Bolsa de frutas (Foto:Web)

Entre las claves está cuidar que los alimentos que traemos desde el exterior no contaminen los restos de comida guardados o que estos no se descompongan (a veces de forma imperceptible al ojo) y resulten en daño a lo que planeamos comer más adelante.

El Programa 365 Tentantaciones, de promoción e investigación del Ministerio de Economía de Mendoza, difundió una serie de consejos para evitar la contaminación cruzada en la heladera. A tomar nota.

Crudo versus cocido

Los alimentos que están contaminados – vegetales sin lavar y/o carnes crudas– deben almacenarse en los estantes inferiores, mientas que los que están listos para consumir –lácteos, vegetales lavados, fiambres o comidas preparadas– se ubican en los estantes superiores. Siempre en envases limpios y tapados.

Separar los alimentos crudos de los cocidos (Foto:Ilustrativa)

Temperaturas

  • La temperatura de la heladera no debe superar los 5°C, para evitar que aparezcan bacterias que contaminen tus alimentos.
  • Evitá colocar preparaciones calientes en el congelador. Conseguirás que aumente la temperatura en el interior del electrodoméstico y el consiguiente gasto adicional de energía. No congelar un alimento que haya sido previamente descongelado es otro punto a tener en cuenta.
  • Si comprás alimentos congelados, descartá los envases que ocupan mucho espacio. Remplazalos por bolsas, que son más higiénicas. Reservá la puerta del freezer para las cosas que usés con mayor frecuencia y las porciones sobrantes.
  • Recordá que la temperatura óptima de congelación es de 18 grados bajo cero. Toda el agua que contiene el alimento se convierte en partículas de hielo y este queda deshidratado y se conserva más tiempo.

Organizar para evitar la contaminación. (Foto:Ilustrativa)

  • Los envases rígidos y aptos para microondas son perfectos para comidas preparadas. Permiten descongelar y calentar el alimento en el mismo recipiente.
  • Cuando descongeles un alimento, es conveniente cocinarlo o consumirlo al poco tiempo. Su sabor y textura se deterioran antes que en los alimentos frescos.

Ventilación y organización

  • Ordená los productos para que quede espacio libre entre cada uno. Con una buena ventilación se conservan mejor y requieren menos energía para mantener su temperatura.
  • Clasificá los alimentos por su fecha de caducidad: colocá adelante los que tengan vencimiento más cercano y así los consumís en primer lugar.

Limpieza

  • Mantené la heladera limpia. Una vez al mes, hacé una limpieza a fondo de tu heladera y sacá la suciedad acumulada.

Aprovechá el tiempo libre para ordenar la heladera (Foto:Ilustrativa)

  • Rotulá con un cartelito con la fecha de elaboración las comidas preparadas previamente.
  • Usá papel de aluminio. Es ideal para proteger alimentos que estén cocidos y de olores fuertes, como pescados, carnes y algunas verduras. De esta manera se sellan perfectamente, sin bolsas de aire o espacios vacíos.