La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, regional Formosa, presento una nota en él Consejo de Atención Integral a la Emergencia donde manifiestan que: "Desde que se implementaron las medidas de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio como estrategia sanitaria para cuidarnos de la propagación y contagio del virus COVid19, se tomaron diversos tipos de medidas de aplicación cotidiana q los ciudadanos y ciudadanas venimos cumpliendo".

Explicaron que debido a que perdieron sus trabajos, no pueden afrontar sus gastos al quedarse sin ingresos, otros que estaban estudiando, tuvieron que regresar a la provincia, " En esta situación en donde se debe cumplir con la solicitud de permiso para entrar y cumplir la cuarentena en un centro de alojamiento preventivo, es un requisito indispensable. Sin embargo, este procedimiento es tan lento y acotado, que se dan casos de personas desesperadas por reingresar que no reciben respuesta o la demora pasa los tres meses. Son casos excepcionales, desesperantes, porque ya no tienen dinero, quedaron sin techo y al mismo tiempo no consiguen el permiso".

Agregaron que: "En esas condiciones muchos se largan con la esperanza que al llegar les otorguen la posibilidad de hacer la cuarentena. Esta situación surge como parte de uno de los tanto problemas que produce esta pandemia y como tal hay que darle una atención institucional. Son situaciones de excepcionalidad que demandan aunar criterios para garantizar algún abordaje, aunque no se encuentren en territorio formoseño. Requiere pensar estrategias interprovinciales, interinstitucionales e intersectoriales de los organismos competentes para garantizar un retorno en las mejores condiciones cuando se lo considere pertinente.

Consideraron que así como los gobiernos provinciales tienen la facultad de cerrar sus límites también tienen la responsabilidad de atender a las personas y esto supone diseñar una estrategia provincial y Nacional.

"Nadie está en condiciones de juzgar la desesperación de aquellos hermanos y hermanas que necesitan sus hogares. Sin embargo, la indiferencia, el silencio la falta de escucha de los funcionarios responsables del tema se vive como un abandono o un olvido de las garantías de las personas por parte del Estado. Y en este punto, también queremos diferenciarnos de la posición oportunista de sectores políticos que siempre apuntaron contra la cuarentena" explicaron.

Ismael Rojas y Berta El Gandur, sostuvieron que a esta altura de la Pandemia y la Cuarentena debería haber una estrategia interprovincial y nacional para abordar esta situación.

"Como APDH Formosa solicitamos y exigimos medidas de trato digno y humanitario de las personas varadas en la ruta. Solicitamos que se arbitren los medios para que las personas y familias transiten la espera en condiciones dignas mediante intervenciones respetuosas. Independientemente si habían gestionado a término o no los permisos, el estado no puede incurrir en abandono de sus ciudadanos en una situación de emergencia social, económica y sanitaria. El Estado es el único que tiene herramientas y dispositivos para responder a esta angustiante demanda" afirmaron.

Entendieron que si bien las acciones son en pos de preservar la salud colectiva y no alterar las medidas sociosanitarias; aún así no puede exponerse a niños/as y familias enteras a situaciones que incluso ponen en riesgo su salud y amenazan la vida. El joven de 23 años, Mauro Rubén Ledesma que venía de Córdoba y que quiso cruzar el Bermejo para llegar a Formosa, lo hizo en el convencimiento que no tenía chances de ser escuchado y atendido por el dispositivo COVid. Como un inmigrante extranjero que no tiene ningún derecho se largó a la deriva por el río poniendo en riesgo su vida".

Finalamente dijeron que: "Exigimos como APDH que el Estado de respuesta y garantice las condiciones de espera y de tránsito en condiciones dignas y con acompañamiento psicológico como lo exigen los protocolos vigentes, para que no se reiteren hechos trágicos como el referido".

Aunque el pronuncimiento deviene en tardío debido a que la crisis se viene produciendo desde el inicio de la cuarentena, la APDH por lo menos se ha pronunciado ya cuando el escándalo es nacional. De manera contraria la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia no ha dicho una sola palabra.