La cuarentena agravó un problema que nunca tomó en cuenta la decisión de los abuelos de no manejarse con tarjetas de débito o pagos electrónicos con el Banco Formosa.


Ni bien comenzó el cronograma de pagos de estatales provinciales y un primer tramo que correspondía al personal pasivo, empezaron los problemas puesto que los jubilados que no habían tramitado la tarjeta de débito o no la habían recibido no podían acceder al efectivo.

El Banco Formosa debido a la cuarentena por el coronavirus y por una decisión del gobierno provincial, decidió pagar de manera escalonada por terminación del DNI para evitar la aglomeración de personas y que la operatoria fuera por los cajeros automáticos. Tampoco habría atención al público aparentemente hasta el día miércoles 1 de abril.

Así con esta perspectiva, todos los abuelos que deberían haber percibido sus haberes los días 28, 29, 30 y 31 y no lo pudieron hacer podrán intentar, con el Banco atendiendo al público, ver si les pagan el día miércoles o en su defecto entrar al callejón sin salida del 0800 donde el banco nunca contesta o el 0800 de la Caja de Previsión que solo ayuda al banco a repartir los plásticos de quienes ya hayan tramitado la bancarización y no hayan recibido la tarjeta.

En general los abuelos optaban por retirar todo el efectivo en ventanilla, aún con esperas de tres o cuatro horas, muchos de ellos para evitar los débitos compulsivos por deudas. Pero con la imposibilidad de sacar el efectivo, el día 1de abril el Banco procederá de manera automática a debitarles lo que corresponda de sus sueldos.

Recién con el problema dejando sin resguardo a los adultos mayores si quieren cobrar sus jubilaciones el planteo es la bancarización de modo extorsivo, operatoria que tarda al menos 15 días. Por otra parte, aunque tuvieran la posibilidad del plástico, operar con el homebanking es para los abuelos una vía inentendible que solo podrían sortear de tener un familiar o un amigo a quien apelar para esos manejos.

Existe una opción de extracción de dinero sin tarjeta de débitos utilizados en otras provincias pero también necesitan de nociones mínimas de manejo respecto del cajero automático con claves y cuestiones difíciles de manejar para los adultos mayores.

Desde el cambio de sistemas que el Banco presentó como el gran avance y que terminó perjudicando a miles de clientes que hasta ahora tienen dificultades, pasando por las filas interminables que los abuelos deben hacer todos los meses para cobrar y ahora la imposibilidad de disponer de su sueldo en término, las decisiones erróneas del agente financiero del gobierno, paradójicamente siempre terminan perjudicando a los usuarios y beneficiando al Banco.




Comentarios