Ocurrió el último domingo cuando la criatura jugaba en el patio del departamento donde vivía con su familia y fue atacado repentinamente por el animal.


Sucedió cerca de las 18 horas de este domingo cuando un niño de cinco años jugaba en el patio del alquiler donde vivía con su madre fue atacado repentinamente por un perro de raza Pitbull.

El perro pertenecía al hijo de la propietaria de los alquileres, en la calle Corrientes y Mitre del Barrio Mechero de la localidad de Ingeniero Juárez. Pidieron asistencia del Hospital local y la criatura fue trasladada en forma urgente.

Profesionales médicos constataron heridas en el cuero cabelludo, dos mordidas en el glúteo y otra herida cortante en el muslo izquierdo. La madre del menor radicó la denuncia en la comisaría local y se dio inicio a una causa por el delito de Lesiones graves con intervención del Juzgado de Las Lomitas. El chico continúa en observación.




Comentarios