Ayer por la mañana, vecinos del barrio Elena se presentaron frente al edificio de la Cooperativa de Electricidad de Eldorado Limitada (CEEL) reclamando la falta de servicio de agua potable en el vecindario.

Sin embargo, se registraron varios episodios de violencia, incluso algunos manifestantes bloquearon los accesos al edificio por lo que empleados y clientes que fueron al lugar a hacer tramites, quedaron encerrados dentro.

Raúl Galeano, síndico de la CEEL expresó que “más allá de la razón de la protesta, hoy fue bastante complicado, si vamos a lo que es la ley, las personas que estábamos adentro estábamos como secuestradas y no nos dejaban salir ni entrar, extorsionando de esa manera como para poder dialogar”.

Señaló que la medida afectó también a personas que nada tenían que ver en el conflicto, “a una señora la empujaron en la entrada y le impidieron ingresar”, indicó Galeano.

Galeano también apuntó que de los dos grupos de manifestantes identificados, uno de ellos no eran residentes del barrio Elena.

“Fue una cuestión política” indicaron desde la CEEL tras la manifestación de vecinos.

Explicó que las personas que se hicieron presentes, no estaban organizadas, incluso no contaban con un representante o vocero con quien pudieran dirimir el conflicto en cuestión.

Además señalaron que pese al ofrecimiento a entablar un diálogo, la protesta no paraba y continuaban bloqueando la entrada a la CEEL.

“Tenemos identificados, son personas que estaban afuera operando fue una cuestión política, porque no hubo una organización”, agregó Galeano.

De acuerdo al relato del síndico, todos los accesos fueron bloqueados, y se colocaron piedras en las entradas.

Contó que uno de los pedidos que se escuchaban durante la protesta era “el agua gratis”, una idea que según argumentó, es inviable dado que el barrio no cuenta con la red de agua y se requiere de una gran inversión para llevar a cabo la obra.

A raíz de lo sucedido, es que considera que la causa de la medida tiene que ver con cuestiones políticas, más allá del reclamo de fondo.

Desde la CEEL decidieron no realizar la denuncia ante la Justicia, y se aguarda la designación de un representante del barrio para poder establecer un diálogo que permita llegar a un acuerdo para solucionar el problema.

Fuente: Norte Misionero