La medida prohíbe durante el tiempo de emergencia hídrica, el llenado de piscinas y piletas y lavado de automóviles; el funcionamiento de lavaderos que tengan conexión a la red de agua potable; queda suspendida la limpieza de veredas y frentes de casas con agua provista con mangueras; el riego de calles y jardines.

Se exceptúan de esta norma el uso de agua para mantenimiento de huertas familiares, higiene personal y alimentos.

Esta decisión es tomada en el marco de la actual situación de prolongada sequía, lo cual provoca una disminución en el caudal de las cuencas hídricas de la región y en consecuencia del municipio de Montecarlo.

El intendente, Jorge Lovato expresó “Creemos que con el compromiso de todos los vecinos vamos a poder cuidar el agua potable. Hay que tomar en serio la cuestión. Estamos ante una situación crítica pero todo depende de cada uno, del uso racional del agua.”

Asimismo la presidenta del Concejo Deliberante, Graciela Oliveira, dijo: “Sancionamos por unanimidad la Ordenanza que declara en la Emergencia Hídrica. La situación se agravó y nos llevó a declarar la emergencia, contemplando sanciones (económicas) ante incumplimientos. Es un momento difícil para todos”.