El joven le pidió concejos a un exgendarnen de cómo manipular un arma y ¿qué hacer para que no aparezcan rastros de parafina luego de un disparo?.


Continúan las rondas de testimonios por el ataque a balazos que sufrió el ex intendente de Santiago de Liniers y su esposa. Los mismos comprometen al hijo de ambos, Pablo de 18 años, quien es el único detenido e imputado. Ya fueron más de doce personas las que brindaron su testimonio ante el juez de Instrucción 1 de Eldorado, Roberto Saldaña, quien en las próximas horas dictaría la prisión preventiva al joven.

Una empleada de la familia Schoenfisch, declaró que mientras realizaba su trabajo en casa de los abuelos de Pablo, donde vivía el joven, encontró una pistola debajo el colchón de su cama. Por otra parte, un amigo del sospechoso indicó que el mismo “tenía plata” en los días previos al ataque al matrimonio. La sospecha radica en que una semana antes del ataque, su madre había denunciado que se había extraviado su tarjeta de débito. En los allanamientos, se encontró el tickets del banco con extracciones de dinero entre las pertenencias del joven.

El día de ayer, dió testimonio un ex Gendarme, pariente directo de la familia, a quien el joven le pidió concejos antes del ataque, de cómo manipular un arma y ¿qué hacer para que no aparezcan rastros de parafina luego de un disparo?. Las pruebas de parafina en las manos de Pablo dieron negativo. Además, entre las pertenencias secuestradas en el dormitorio de pablo en la casa de sus abuelos, estaba escondido unos guantes de lana con cuerina, que son peritados.

Estos testimonios harían que en las próximas horas el Juez Saldaña, dicte la prisión preventiva para el joven. Varios testigos coincidieron een que “existía una relación conflictiva” entre el matrimonio Schoenfisch-Antúnez y su hijo Pablo.




Comentarios