Se trata de una mujer de Barracão cuyo hijo viajó a San Pablo.


La ciudad brasileña de Dionísio Cerqueira, que comparte frontera seca con Bernardo de Irigoyen, confirmó este jueves su primer caso sospechoso de coronavirus. El personal del Consorcio Intermunicipal de Frontera realizó el anuncio.

La paciente es una mujer proveniente de Barracão, quien ingresó al Hospital con síntomas compatibles de COVID-19 y de inmediato fue aislada para evitar posibles contagios.

De acuerdo al relato de una mujer, hace poco su hijo realizó un viaje a San Pablo, la ciudad más grande de Brasil que registra la mayor cantidad de los casos.

Por el momento, tanto la paciente como su familia realizarán el aislamiento domiciliario mientras llegan los resultados de laboratorio. De agravarse los síntomas, será trasladada hasta el Hospital de San Miguel de Oeste o al de Francisco Beltrão.




Comentarios