En enero cruzaron 35 mil, las restantes en los primeros días de febrero.


Unas 42 mil personas utilizaron Paso Rosales, en San Pedro, para cruzar a Brasil este verano. Como prueba de ello, el jefe a cargo de la Dirección Nacional de Migraciones en dicho paso fronterizo, Darío Camacho, relató “cerramos enero con 35 mil tránsitos, fue realmente sorprendente, en comparación con el mismo mes de 2019 el flujo aumentó en más de 5.000”.

Además, Camacho precisó que en los dos primeros días de febrero se notó el recambio en el flujo turístico, que además cayó justo en fin de semana, y eso motivó que del país salieran otra vez unas 7.000 personas, publicó Primera Edición.

“Gracias a Dios, el trabajo en conjunto con Gendarmería Nacional nos permite desde Migraciones ser expeditivos y colaborar con la Policía Federal brasileña. Les entregamos los permisos de ingreso a Brasil para que vayan completando, así llegan a la Aduana de Brasil y sólo se constata y se sellan”, remarcó el funcionario, al resaltar el trabajo en conjunto de las dos cabeceras y la predisposición de las fuerzas y entidades migratorias nacionales de ambos países.

Camacho recordó que “este paso fronterizo internacional, con la buena predisposición de nuestros hermanos brasileños, volvió a habilitarse de los dos lados recién el pasado 23 de diciembre, luego de que en junio de 2019 la Delegación de la Policía Federal en Dionisio Cerqueira dejara la casilla de control migratorio en la cabecera brasileña del paso internacional sobre el puente Comandante Rosales”.

En diciembre pasado se sumó una casilla más del lado argentino, para que en la actualidad tres personas estén dedicadas al control en cuanto a la salida al país y una para verificar la entrada a la Argentina.




Comentarios