El precio de la canasta básica de alimentos y servicios para una familia “tipo” de cuatro integrantes quedó a un paso de superar en mayo los 100.000 pesos por primera vez, en medio del salto inflacionario que se viene registrando en la Argentina.

El valor de la canasta alcanzó los 99.677 pesos, por lo que subió 4.417 pesos en solo un mes, según informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Aumento en el precio de la canasta básica de alimentos. Foto: José Gutierrez

A este ritmo inflacionario, si bien el Indec informará el valor de la canasta de junio en treinta días, a esta altura del mes el precio de la canasta básica ya superó los 100.000 pesos.

Se trata de la canasta que necesita una familia compuesta por un varón de 35 años, una mujer de 31 años, un hijo de 6 años y una hija de 8 años para poder estar por encima del umbral de la pobreza. El mismo hogar de cuatro integrantes necesita 44.499 pesos por mes para no caer por debajo de la línea de la indigencia.

Si bien se trata de una canasta que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) releva en comercios ubicados en la Capital Federal y el conurbano bonaerense, tiene representatividad relativa para todo el país.

Aumento en el precio de la canasta básica de alimentos. Foto: José Gutierrez

Durante mayo de 2022, la variación mensual de la canasta básica alimentaria (CBA) y de la canasta básica total (CBT) con respecto a abril de 2022 fue de 4,6%. Las variaciones interanuales de la CBA y de la CBT resultaron del 62,3% y 54,7%, respectivamente.

De esta manera, la canasta básica de alimentos -que determina la indigencia- ha subido en mayo más que la inflación en términos interanuales, que fue del 60,1%.

Cómo se determina la canasta básica alimentaria

La canasta básica alimentaria (CBA) se ha determinado tomando en cuenta los requerimientos normativos, kilocalóricos y proteicos imprescindibles para que un varón adulto de entre 30 y 60 años, de actividad moderada, cubra durante un mes esas necesidades, dijo el Indec.

Se seleccionaron los alimentos y las cantidades en función de los hábitos de consumo de la población a partir de la información provista por la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares (ENGHo), de acuerdo con el organismo.