Cuánto ganan y cuánto pierden las provincias con los cambios del Senado al paquete fiscal

Las modificaciones en Ganancias redujeron los fondos que recibirán por la restitución del tributo para asalariados.

El Senado espera el debate por la "ley Bases" (Foto: Comunicación Senado)
El Senado espera el debate por la "ley Bases" (Foto: Comunicación Senado)

Las modificaciones al texto original del paquete fiscal introducidas en la Cámara de Diputados y luego en el dictamen del Senado generan impactos fiscales en los impuestos a las Ganancias, Bienes Personales y Monotributo, pero no así en lo que respecta al blanqueo y a la moratoria impositiva.

Un trabajo de la Oficina de Presupuesto del Congreso Nacional (OPC) identificó los cambios y detalló su efecto en las cuentas públicas que en especial se manifiestan en lo que recibirán los estados provinciales por la modificación en Ganancias.

En lo que respecta a la restitución de este tributo para los asalariados de la 4ª Categoría, el Gobierno nacional tuvo que ceder ante la presión de los gobernadores patagónicos y elevar el piso del mínimo no imponible para los trabajadores de esa región.

Así los solteros pagarán desde un sueldo bruto de $ 2,2 millones, mientras que para los casados con hijos se eleva a $ 2,6 millones. Para el resto del país los mínimos serán de $ 1,8 millones y $ 2,2 millones respectivamente. Las actualizaciones de los pisos serán en enero y julio de cada año de acuerdo a IPC, con un ajuste adicional en septiembre de este año según la inflación de julio y agosto. Asimismo, se eleva la deducción por intereses de préstamos hipotecarios desde un tope anual de $ 20.000 a un monto equivalente al 100% de la ganancia no imponible.

Cuánto pierden las provincias

De acuerdo al texto original, este impuesto iba a generar recursos adicionales por 0,5 puntos del PBI, pero con los cambios que dispuso Diputados y el dictamen del Senado se redujo a 0,4111% del PBI, lo que implica menos recaudación para las cuentas públicas nacionales y provinciales dado que es un impuesto coparticipable.

No obstante, cabe aclarar que el impacto efectivo sobre la recaudación impositiva dependerá desde cuándo comience a regir. La intención sería que sea desde el 1° de julio, pero al tener que volver a Diputados no hay certeza plena.

Más de la mitad de los recursos extras quedará en manos de las provincias. Del 0,4111% que se obtendrá, sólo el 0,0078% quedará en la AFIP y el 0,4032% restante se repartirá entre el Tesoro nacional y los subestados. En el texto original este porcentaje era de 0,4908%, que luego se fue podando.

De ese total, a las provincias se les girará el 0,2369%, contra el 0,2884% propuesto inicialmente por el Poder Ejecutivo y el 0,2481% que había surgido del debate en la Cámara Baja. En tanto, el 0,1566% irá al Tesoro Nacional contra el 0,1906% del texto primario. Para ATNs sólo se dispondrá del 0,0040% y para el Poder Judicial el 0,0057%.

En el caso de Bienes Personales se aumentó el beneficio para los contribuyentes cumplidores y se modificó para aquellos que hubieran adherido al blanqueo lo cual podría derivar en un aumento del costo fiscal ya que pasaría de 0,29% del PBI para el período fiscal 2023, a 0,33% este año, a 0,40% en 2025, a 0,47% en 2026 y a 0,61% en 2027.

Monotributo

En lo que respecta al monotributo los cambios que se hicieron en Diputados no provocaron modificaciones, pero en cambio sí lo hicieron las que se realizaron en la Cámara Alta.

En Diputados se había eliminado el monotributo social con lo cual el régimen en general pasaba a aportar una recaudación adicional de 0,0888 del PBI.

Pero el Senado decidió en la medida que la facturación no supere el 50% de los ingresos brutos máximos de la Categoría A, no deberán ingresar impuesto integrado y podrán optar por realizar o no el aporte a las obras sociales. En este caso la recaudación podría caer a 0,0819% del PIB.

Las provincias están urgidas de la recomposición de fondos dado que el Gobierno insistió que se mantendrá en su postura de no enviar transferencias discrecionales y no financiará obra pública para no desviarse del objetivo del equilibrio fiscal.

Este paquete fiscal también le permitirá al Ejecutivo nacional fortalecer sus cuentas públicas, pero el ministro de Economía Luis Caputo advirtió que en caso que no sea aprobado “no habrá cambio de rumbo” y se recortarán otras partidas para mantener las cuentas equilibradas.