Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el sector ganadero mundial contribuye con una parte importante de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), pero también puede colaborar de manera importante con los esfuerzos de mitigación necesarios.

También se estudia sobre el aporte a la mitigación del cambio climático, teniendo en cuenta que la ganadería en el país es una de las actividades de mayor emisión de gases de efecto invernadero.

En ese contexto, tanto del fenómeno de cambio climático y la producción sustentable, a nivel mundial se fueron desarrollando y promoviendo sistemas alternativos de producción, para satisfacer dicha demanda y hacer uso más eficiente de la tierra, agua y la vegetación.

Bajo ese nuevo paradigma, una investigación de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales y Políticas de la UNNE estudiará la producción ganadera de Corrientes entre 2010 y 2020 con el fin de analizar el grado de cumplimiento de las normas ambientales y su compatibilización con los recursos naturales.

Asimismo, se abordará la realidad del sector ganadero provincial en relación al cumplimiento de los mandatos internacionales y nacionales para la adaptación al cambio climático y los objetivos de desarrollo sustentable.

La observación de una experta

También se pretende tener una mirada sobre los sujetos vinculados a esta actividad y sobre las acciones y funciones referidas a la dicotomía entre producir y conservar.

“La ganadería en la Provincia de Corrientes y el desafío ante el cambio climático y la producción de alimentos” se denomina el proyecto que tiene como responsable a la becaria de investigación abogada Elina Ramírez, y la dirección de la Dra. Alba de Bianchetti.

Se trata de una investigación de carácter exploratoria, descriptiva en principio, pero también se proyecta a otras instancias de acercamiento con referentes del sector que puedan brindar perspectivas realistas de la actividad productiva en análisis.

La investigación se inserta a su vez dentro de un proyecto de investigación acreditado denominado “Objetivos de Desarrollo Sustentable y Cambio Climático. Derecho y gestión en la implementación de Políticas Públicas”.

El estudio es llevado adelante por una becaria de la Universidad Nacional del Nordeste.UNNE

Alcances del estudio

Según explicó Ramírez, el cambio climático, en opinión generalizada de los expertos, afecta a todas las regiones y a todas las actividades. Se debe a causas antropogénicas y la ganadería es una de las actividades de mayor impacto por la emisión de los gases de efectos invernadero a causa del metano que es parte del proceso digestivo de los animales.

La ganadería es una actividad común y de gran tradición desde los orígenes de la conformación de nuestro país, pero en la actualidad el mundo enfrenta un desafío que consiste en producir alimentos en armonía con el ambiente, y también en disminuir el consumo excesivo de carne bovina” señaló.

Entonces, acotó, resulta de “imperiosa necesidad” elaborar y proponer medidas para producir con un mínimo impacto ambiental y a la vez un producto lo más inocuo posible para el organismo humano.

En esa línea, remarcó que dentro de la importancia de la ganadería para el país, Corrientes se ubica como una de las principales provincias en materia ganadera, por lo cual resulta de interés caracterizar dicha producción en cuanto a su posible aporte en la mitigación del cambio climático y la producción sustentable.

Al respecto, detalló que en la provincia de Corrientes, por ejemplo, se vienen implementando actividades complementarias como el sistema silvopastoril en bosques implantados. Además la ley de Bosques Nativos Provincial permite en la categoría II (Amarilla) que se desarrollen actividades complementarias, tal como producir madera sin dejar la ganadería.

“Es necesario que los productores conozcan y observen el problema sobre emisiones y así también los beneficios de reducirlo mediante alternativas de producción” afirmó.

Señaló que la ocupación planificada y correcta del territorio puede ser aporte positivo en lo social y en la reducción de gases de efecto invernadero y a su vez los productores podrían tener un reconocimiento en cuanto a las nuevas alternativas de producción como es lo que se está planteando en algunos lugares, practicando el desarrollo de “carne carbono neutral”, o lograr certificación del ganado criado en un sistema silvospastoril o agrosilvipastoril de la forma más orgánica posible.