No es la primera vez que ocurre en la segunda ciudad de la provincia ubicada a 240 kilómetros al noroeste de la Capital provincial. Una supuesta mujer a través del chat de Facebook habló con un hombre a quien le dijo que enviaría fotos y videos, pero antes debía pasarle su número de celular.

Una vez enviado por medio del dispositivo móvil se hizo al menos una transferencia de dinero de $6.000. Fueron varios amigos y contactos del hombre damnificado los que recibieron pedidos para realizar transferencias de dinero.

Autoridades policiales pidieron a la comunidad evitar dar números de teléfonos celulares o bien rechazar los llamados, “envíos de códigos”.