Augusto Rohner de 85 años y Raúl Dal Lago de 70 eran amigos de mucho tiempo en la ciudad de Esquina Corrientes donde los dos vivían. El jueves decidieron ir al campo a despuntar el vicio del tiro al blanco. Pero la tragedia se cruzó en la noche cuando de regreso a la ciudad en pleno camino Raúl le asestó tres tiros mortales a Augusto.

Circulaban de noche en una camioneta acompañados de una mujer y un peón en un camino de ripio. Sin la necesidad de una discusión se produjo el desenlace fatal. Diego Lugo es el peón del campo quien también venía en la camioneta comentó que no se produjo ningún tipo de discusión, que el médico sin mediar palabras le asestó los tres balazos.

En un campo de Esquina se produjo un asesinato impactante.

Luego el peón se arrojó sobre la camioneta para que no perder el control del vehículo y escapó de la zona. La mujer de Dal Lago quedó en el lugar y llamó a sus familiares para que las asistan. Al llegar la policía se encontraron con la tragedia.

Arnoldo Ronner es sobrino de la víctima “fui el primero en enterarme y tuvo que avisar al único hijo que está acá en Esquina. Mi tío tenía 85 años, esta persona era amiga y en la semana le pidió a mi tío para ir al campo a disparar. Cuando regresaban se produjeron los tres tiros que mataron a mi tío”.

Raúl Dal Lago es el hijo del asesino y dijo que era una tragedia previsible. Confirmó que su padre y el conductor estuvieron juntos toda una tarde tomando y practicando tiro al blanco. Fue el primero en llegar al lugar y dijo que al llegar encontró que su padre estaba manifestando que se quería suicidar por la situación.