Trabajo conjunto entre el Ministerio de Ciencias y Tecnología y el Instituto de Cardiología. Es de bajo costo, se utiliza básicamente la luz ultravioleta.


El trabajo conjunto desde del Instituto de Cardiología de Corrientes y el Ministerio de Ciencia y Tecnología trabajan en el desarrollo de un gabinete de luz ultavioleta con el objetico de descontaminar los barbijos o mascarillas reutilizables con certificación N95. El trabajo ya pasó varias fases y el gobierno de la provincia destinó los fondos necesarios para iniciar este ambicioso proyecto.

En la actualidad ya está construido el prototipo de equipo de UCV que sirve para descontaminar los barbijo N95, y lo más importante es que se ha demostrado en las pruebas microbiológicas de testeo su efectividad.

Es importante destacar que para estas pruebas se utilizaron gérmenes que no tienen la posibilidad de enfermar a los desarrolladores y son mas resistentes que el virus, dado que la prueba con virus sería muy difícil y riesgoso.

Se desarrolla un gabinete para desinfectar los barbijos.

En los próximos días se estarían completándolas dos últimas etapas de este proyecto que consistirá en corroborar si el método de descontaminación con UVC no deforma los barbijos, lo que le podría quitar efectividad en la coaptación perfecta en la cara de los usuarios, y por lo tanto quitarle efectividad; y por último la desafiante verificación de las luz UVC no altere sus propiedades físicas de permeabilidad a las sustancias potencialmente nocivas.

“Por la escases de los insumos, las mascarillas descartables, hoy por hoy tienen que ser reutilizables” ese diagnóstico inicial fue el principal motor según detalla el responsable del departamento de Innovación Tecnológica del Instituto de Cardiología el doctor Santiago Manzolillo.

“Este gabinete es una iniciativa tomada en contexto de pandemia por parte de un centro de salud de la capital correntina, junto al Gobierno provincial. Uno de los grandes desafíos es demostrar la efectividad del gabinete” manifestó al diarioépoca.com el doctor Manzolillo.




Comentarios