Según aseguran las últimas cifras expuestas por la provincia de Córdoba, los números de la recaudación de abril son motivo de festejo en el Centro Cívico. La buena performance de los impuestos propios, sumados a una sustancial suba de los tributos y fondos coparticipados por la Nación, dieron como resultado un informe que por primera vez en tres años evidencia un repunte genuino.

De esta manera, la recaudación total de abril fue de 37.889 millones de pesos, lo que supone un incremento real del 41 por ciento respecto del mismo mes de 2020, del 10,5 por ciento en relación con abril de 2019 y, lo más importante, tres por ciento arriba del cuarto mes de 2018, antes de que comenzara el impacto de la crisis del gobierno de Cambiemos.

//Mirá también: Unos 103.000 cordobeses dejarían de pagar Ganancias

Dos impuestos clave –IVA e Ingresos Brutos– crecieron hasta alcanzar la línea de 2018. Ambos tributos son vitales por el volumen que representan para el global de las arcas de la Provincia y porque, además, traducen una mejora en el nivel de actividad. Entre ambos recolectaron 21.645 millones, apenas un 0,5 por ciento abajo de hace tres años, descontando el impacto de la inflación.

La suba de abril representa ocho meses consecutivos de variación real interanual positiva, un verdadero alivio para la administración de Juan Schiaretti que, a diferencia del año pasado, necesita inyectar fondos a la obra pública ante el proceso eleccionario que está comenzando.

El fuerte incremento de abril frente al mismo mes de 2020 se explica, en primer lugar, por la mínima base de comparación. Hay que recordar que en ese mes estábamos en la etapa más cerrada del aislamiento, con una provincia casi paralizada por el primer impacto del Covid-19. En abril de 2020 se había producido la peor caída en años: un “rojo” del 21 por ciento real en los ingresos del Panal.

//Mirá también: Córdoba destinó 7.028 millones de pesos a la lucha contra el Coronavirus

Origen de los ingresos

Discriminando los recursos por origen, los provinciales mostraron un peor desempeño si se los compara con los nacionales. Mientras que los propios registraron en abril un crecimiento nominal interanual del 90 por ciento (33 por ciento real), los que coparticipa la Nación evidenciaron un aumento del 110 por ciento nominal (47 por ciento real).

Los impuestos provinciales patrimoniales en su conjunto mostraron una caída real del 20 por ciento.

El Inmobiliario, que concentró en abril el 82 por ciento de este segmento de impuestos, marcó una suba interanual del ocho por ciento en términos nominales (una caída 25 por ciento real). En este fenómeno impactó el hecho de que el año pasado, el vencimiento de la cuota única se trasladó de marzo a abril por la pandemia, lo que eleva la base de comparación.

El Automotor, en tanto, mostró un aumento del 58 por ciento en términos nominales frente a abril del año pasado (10 por ciento más descontando la inflación).

Una vez más los cambios aplicados en Bienes Personales en 2020 han hecho que este impuesto se consolide como un ingreso clave. Los giros hacia la Provincia aumentaron en 1.514 millones de pesos respecto de abril del año pasado (una variación real del 236 por ciento). En abril, este impuesto aportó ocho puntos porcentuales adicionales de incremento en los recursos nacionales.