En una sesión de Diputados de la Nación, Soledad Laciar, madre del menor Blas Correas quien fue asesinado por la Policía de Córdoba, lanzó duras expresiones hacia el gobernador Juan Schiaretti y la legisladora local Natalia De la Sota, entre otras autoridades.

//Mirá también: Crimen de Blas Correas: “es el quinto asesinado por gatillo fácil desde que empezó la cuarentena”

A poco de cumplirse 10 meses de un caso más de gatillo fácil en la historia de la Policía provincial, la madre del adolescente expresó ante diputados del Congreso: “Natalia de la Sota se le cagó de risa en la cara a mi esposo”, comentó sin rodeos.

Seguidamente, amplió: “el papá y el hermano de Blas estuvieron en una reunión en la Legislatura, que no se filmó ni se grabó, en la cual, perdón las palabras, se les cagaron de risa. Una de las personas que se les cagó de risa en la cara fue la señora de la Sota, que no tuvo problemas en derramar lágrimas con el papá y después acá salió publicando barbaridades”, sostuvo la madre de Blas.

Luego cargó sobre la responsabilidades políticas de Schiaretti y el ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera, y dijo que “acá parece que el ministro de Seguridad hace las cosas bien”, ironizó al tiempo que reclamó a los diputados que “hagan algo contra tanta impunidad”.

“Parece que la Policía no forma parte del poder político, no se sabe quién los nombra. El señor gobernador y el ministro de Seguridad han hecho caso omiso a juntarnos con ellos”, señaló y añadió que se trata de “un claro caso de corrupción, una triste historia de violencia institucional y de todo tipo. Las fuerzas policiales son un desastre en Córdoba y en todo el país”, concluyó.

//Mirá también: Asesinato de Joaquín Paredes: la familia reclama que agraven cargos a policías.

También tuvo palabras para hablar de otro caso de gatillo fácil en Córdoba, con la muerte de Joaquín Paredes, de 15 años, que recibió un tiro en la espalda y murió a los pocos minutos en la localidad de Paso Viejo: “les pido que hagan esto visible, se maneja todo con una impunidad terrible. Acá hicieron un lavado de cara cuando pasó lo de mi hijo y a los dos meses murió otro pibe, pero como era del interior no le dieron bolilla, Joaquín también murió. Acá pasan cosas muy graves”, alertó.