La Justicia Federal de Córdoba ordenó este martes la intervención del legendario gremio Luz y Fuerza regional, que se encuentra convulsionado por una causa en la que se investiga nada menos que a Gabriel Suárez, su secretario general.

//Mirá también: Imputan con graves cargos a toda la cúpula de Luz y Fuerza Córdoba

El juez de la causa, Ricardo Bustos Fierro hizo lugar de este modo al pedido del fiscal federal N°2, Carlos Casas Nóblega. La resolución se da luego de que la semana pasada se ordenara el procesamiento de la cúpula de Luz y Fuerza Córdoba por presunta asociación ilícita, lavado de activos de origen delictivo y defraudación.

Por esta causa están acusados Suárez; el adjunto, Jorge Molina Herrera, y el secretario de Actas, Fernando Navarro. Además, hay otras 17 personas imputadas por el fiscal, que las sospecha como presuntas integrantes de una asociación delictiva.

//Mirá también: Jesús María: señalan al ex titular de la Rural como “jefe” de una asociación ilícita

En la causa impulsada por el entonces fiscal N°2, Gustavo Vidal Lascano (ya jubilado), la defraudación se habría llevado mediante el libramiento de cheques a favor del gremio por parte de los integrantes de la conducción. Los cheques se cobraban directamente por ventanilla o se endosaban a favor de los empleados sindicales Alexis Daniel Fidelbo, José Ramón Galván y Oscar Fabio Guzmán (sin conocer su destino).

Otra maniobra consistía aparentemente en librar cheques a favor de personas jurídicas con vínculos con el sindicato y una tercera modalidad habría incluido el libramiento de cheques a personas relacionadas directa o indirectamente con los imputados, que tenían como beneficiarios, mayormente, a Fidelbo, Galván y Guzmán o personas que registraban inconsistencias ante la Administración Federal de Ingresos Públicos.