La fidelidad y la nobleza de un perro callejero “obligó” a un grupo de vecinos de General Cabrera a reunir los fondos necesarios para costear un tratamiento, que le permita recuperarse de las graves heridas que le dejó un desalmado que le dio un golpe en la cabeza.

Se trata del Rubio, un callejero que ahora se recupera en una clínica veterinaria de Villa María, donde es atendido gracias a los 35.000 pesos que recolectaron sus vecinos, que no dudaron en organizarse cuando vieron en redes el posteo publicado por el refugio Colitas Felices, en el que daban cuenta del mal estado del “pichi”: “a este perrito le han pegado en la cabeza; alguien lo dejó en el refugio, en este estado, básicamente dejándolo como una bolsa de basura”, comentaron.

“Tiene que tomar agua con una jeringa y Ensure. Queremos hacer todo lo posible para que pueda volver a comer y tomar agua solo. Para eso necesitamos la ayuda de muchas personas”, pidió la entidad protectora y la ayuda no se demoró porque los vecinos realizaron transferencias y el dinero comenzó a llegar.

Gracias a la solidaridad, el Rubio fue trasladado a una veterinaria de la ciudad de Villa María, donde quedó por ahora: “el perrito sigue internado, con suero porque está deshidratado. Le han hecho las placas, que dieron bien, para hacerle un bozal, así que lo anestesiaron, le pusieron un bozal”, contaron.

Mientras se recupera, los encargados de la protectora informaron que cuando regrese a Cabrera, el Rubio será alojado en la casa de uno de los integrantes, porque le podría llevar largo tiempo poder comenzar a alimentarse por sí mismo.