Los gastronómicos de Córdoba fueron uno de los sectores más castigados por la cuarentena y ahora tiemblan de sólo pensar en eventuales nuevas medidas que los obliguen a tener que cerrar sus negocios, que están facturando al 50 por ciento de sus posibilidades reales.

En tal sentido y mientras crecen los rumores de una eventual veda nocturna a nivel nacional, Fernando Faraco, de la Asociación Hotelera y Gastronómica, asegura que “no hay ninguna espalda, no tenemos espalda para más restricciones”, graficó sobre la situación general del sector en Córdoba.

“Estamos esperando una resolución de Córdoba. Estamos un poco resignados por la cantidad de casos, pero seguimos insistiendo en las fiestas clandestinas, no hemos tenido prácticamente contagios en nuestros locales”, señaló el empresario en declaraciones a Arriba Córdoba de El Doce.

Seguidamente, explicó que tras la cuarentena pudieron volver a medias y en eso están en estos momentos: “ahora trabajamos al 50 por ciento, eso hace que la facturación baje también. Esto sería un certificado de defunción de muchos locales”, alertó.

“La economía del país es un desastre, sumado al cierre prolongado del año pasado. Perdimos un lugar para convenciones como es el Sheraton”, recordó por último.