Pueden decir que vivieron para contarla, pero ahora habrá que pagar los daños resultantes de un accidente en el que un auto sin frenos terminó su loca carrera al incrustarse en el frente de una vivienda, en Córdoba.

El hecho tuvo lugar en la esquina de calles Nicanor Carranza y Sagrada Familia, en barrio Bajo Palermo, cuando un Peugeot 504 se quedó sin frenos en la bajada e impactó con violencia en una casa de familia.

Por el golpe tuvieron que dar asistencia médica al acompañante del conductor, que fue atendido por el servicio de emergencias 107, aunque con heridas que no son de gravedad.

Sobre el impacto, el dueño del auto comentó que “me quedé sin frenos y entramos ahí, no hay otra cosa qué decir. Esquivé un auto, quería pegarle al semáforo y entré a la casa. Por suerte no choqué a ninguna persona”, dijo a Cadena 3.

Por su parte, una de las ocupantes de la casa dijo con alivio: “estábamos durmiendo y escuchamos una explosión... por milagro no chocó a nadie”, contó.