Si contra Boca lo festejó con todo, ni hablar de lo que fue para Federico Lértora anotar contra Patronato.

El volante central Celeste, con el que los hinchas se identifican por su entrega, abrió la cuenta ante Patronato en una final por la permanencia, y lo gritó hasta las lágrimas. Es el goleador del equipo, con dos tantos.

Es un partido crucial, y en la primera el que se salvó fue el Pirata, por una gran atajada de César Rigamonti.