El COE da marcha atrás y los templos podrán continuar con sus celebraciones religiosas.


Todo parece quedar confinado en la confusa dimensión del malentendido, pero lo cierto es que la severa reprimenda emitida por el Arzobispado de Córdoba fue escuchada y el Gobierno de Córdoba ha revisado las restricciones que pretendía imponer al culto católico, en aras de su cuarentena.

Así las cosas, este viernes se comunicó que los templos podrán continuar con las celebraciones religiosas como bautismos y casamientos y hasta realizar la eucaristía con un máximo de 30 personas, en las iglesias cordobesas.

La nueva disposición fue recibida con agrado por la Arquidiócesis de Córdoba, que emitió un comunicado este viernes, saludando el “diálogo” entre las instituciones por “su disposición para el diálogo y para encontrar soluciones razonables y concertados”, en alusión a la administración pública provincial.

“Están permitidas la apertura de los templos en un horario determinado, la celebración de bautismos y matrimonios, con un número máximo de participantes, y la celebración de la Eucaristía con una presencia máxima de treinta personas. Por supuesto, observando en todo momento las indicaciones de los protocolos previstos y las normas de bioseguridad”, comunica la Iglesia de Córdoba, en un texto que lleva la firma del arzobispo Carlos Ñáñez.




Comentarios