Los bomberos voluntarios no cobran un salario en contante y sonante pero reciben el cariño y el reconocimiento unánime, en tiempos donde todo lo público ha caído en el descrédito y la desconfianza de los ciudadanos.

Ellos reciben los homenajes de la gente, como en el caso de una familia que se acercó a los bomberos que este fin de semana trabajaron para frenar nuevos focos de incendios en la zona de Albahacas y otros puntos de la región.

Con tortas fritas y sonrisas, entregaron su obsequio al jefe de los Bomberos Voluntarios de Ucacha, Franco Fux, que con toda emoción compartió el momento en redes.

"En pleno combate del fuego está familia se llegó a regalarnos tortas fritas", escribió y agregó "señores, el mundo no está perdido".