Tiene 31 años, es referente en el fútbol femenino de la T, trabaja en un frigorífico. Cuenta su vida y su pasión por la redonda.


Todas las mañanas, Marcela Castaño se levanta bien temprano. En barrio Rosedal, donde vive, el sol recién se asoma. A las 7 entra al frigorífico donde trabaja en el centro de producción. El trabajo es duro pero, mientras elabora milanesas, hamburguesas, bifes para lomitos y demás, piensa en su verdadera pasión: el fútbol.

Para los que la conocen es la Chela y, para los y las que la identifican, es la Chela Matadora porque ella es la 10 de Talleres. En diálogo con Vía Córdoba, habló de su rutina diaria pensando en la vuelta del deporte que ama: “Estoy pasando la cuarentena en casa con la familia, trabajando entrenando tratando de llevarla lo mejor posible. Sigo con una rutina casi parecida a la de siempre pero bueno, tratando de hacelo de la mejor manera y cuidándome”.

Marcela Castaño es una de las referentes del plantel del fútbol femenino de Talleres y, además de brillar en las canchas, trabaja en un frigorífico.

La volante albiazul extraña el pasto, el contacto con la pelota, los entrenamientos con sus profes y compañeras que, en este tiempo de pandemia, sólo se da por video llamada. “Los profes Miqueas y Pipa tratan se apoyarnos siempre dando lo mejor que tienen para levantarnos y que sigamos de la mejor madera. Ellos hacen planes cada dos semanas, entrenamos 2 o 3 veces por semana por Zoom y la llevo bastante bien. Me gusta. Es como que me siento con más fuerza para seguir y no bajar los brazos”, contó la futbolista.

Con la mirada fija en la pelota, la Chela Castaño ya definió adónde salió su tiro. La 10 de Talleres es goleadora y además asistente.

Y, para darse ánimos, agregó: “A veces que te sentís mal, con bronca por no hacer lo que uno mas le gusta. Pero hay que seguir y nos apoyamos con el equipo mutuamente. Tenemos un gran equipo. Vamos todos por el mismo lado. Y la verdad que se extraña muchísimo”.

Chela se autodefine como “enganche o interna derecha o izquierda” y sigue su descripción: “Me gusta mucho ese puesto. No soy de pegarle mucho al arco pero doy muchas asistencias, me encanta hacerlo y lo festejo como gol mio ja”.

No pueden parar a la Chela Castaño cuando encara con la pelota en algún partido jugando con Talleres en la Liga Cordobesa

Su trabajo diario va de 7 a 16. En el frigorífico le hacen el aguante y eso es muy importante para ella. “Me apoyan siempre. Más mi encargado que me da permiso cuando me toca jugar en horario de trabajo. Y mis compañeros que me cubren también cuando me retiro temprano. La verdad es que estoy muy agradecida de eso para poder hacer las cosas que me gustan”, comentó Chela.

Sus vecinos de barrio Rosedal saben que ella juega en Talleres hace varios años. Chela se entusiasma al hablar de ellos: “Siempre están apoyándome, tirándome buenas vibras, preguntando a qué hora juego, en dónde, para irnos a ver. La gente te reconoce y estoy muy agradecida de todas esas personas. Siempre están con la buena onda. Y mi familia que es lo más, es la que más me apoya en esto lo que más amo que es fútbol”.

Y en eso que más ama, la Chela tiene un sueño renovado. “Dicen que nunca hay que dejar de soñar pero bueno ya tengo 31 y ya el sueño está pasando que es vestir la celeste y blanca. Pero hay que seguir para adelante y ahora mi mayor sueño y lo que está en mi meta es salir campeonas con Las Matadoras. Es lo que deseo y sé que se nos va a dar. Siempre soy positiva y ojala que se nos dé”, se ilusionó.

LA LUCHA POR LA IGUALDAD. El fútbol femenino todavia está lejos de igualarse al masculino. Y en la Liga Cordobesa, las chicas sienten que no se apoya la actividad para crecer. Chela Castaño, como la mayorías de las que juegan, son conscientes del sacrificio para poder jugar en los clubes los fines de semana. La enganche de Talleres hizo su análisis: “El sacrificio es lo primero que tenemos hacer para poder hacer lo que más nos gusta sin esperar nada. Y hacerlo con el corazón y la pasión que uno siente por el futbol y en este momento no es igualitario como el fútbol de los hombres. Cada vez nos quieren tirar más abajo y nosotras siempre firmes para defender nuestro fútbol aunque sea amateur. Le ponemos siempre lo mejor y por eso seguimos. Entrenamos duro para que vean que nosotras queremos el mismo fútbol que ellos y estamos siempre firmes para el futuro del futbol femenino”

SU MENSAJE A LAS MÁS CHICAS. Como referente del plantel femenino, Chela Castaño dejó su mensaje final para las jugadoras más jóvenes: “Les digo que eligieron el mejor deporte y que nunca lo dejen, que lo jueguen con el corazón, que sean siempre positivas, que no se conformen con poco. Que siempre vayan por más, que el fútbol es sacrificio, trabajo, humildad y pasión. Que siempre lo tengan en cuenta , y que falta poco para un buen futuro del futbol femenino y que sigan soñando que lo bueno siempre llega“.

Marcela Castaño con los brazos en alto festejando un gol para Talleres: una imagen que se repite cuando juegan las chicas por el torneo de la Liga Cordobesa.




Comentarios