Entre brindis y baile celebraban hasta que un vecino los denunció.


Entre copas, danzas y sana diversión disfrutaban de la velada hasta que un aguafiestas llamó a la Policía y los denunció por violar la cuarentena, en James Craik.

Así, los participantes de una fiesta terminaron en la Comisaría y la dueña de casa recibió una imputación por la presunta violación del artículo 205 del Código Penal.

A raíz de la denuncia recibida a las 2.30 de la madrugada, la Policía concurrió presta y rauda al domicilio de calle La Rioja al 570, donde se festejaba un cumpleaños.

Allí se constató la presencia de 15 personas, entre ellas dos menores de edad, que fueron acompañados por los policías a sus domicilios.

La propietaria de la vivienda también fue imputada por violación del artículo 276 del Código, dicen voceros del caso que lleva la Fiscalía de Segundo Turno de Villa María.




Comentarios