El abogado de Víctor Hugo López dio algunos detalles tras la liberación de su defendido, tras una semana detenido.


La angustia de ser acusado falsamente por el asesinato de Silvia Apaza fue la compañera en la soledad de su detención, que duró una semana hasta que la Justicia reconoció que no había elementos para incriminarlo por la muerte de esta vecina de barrio Congreso.

Con mucha incertidumbre y sin saber demasiado, Víctor Hugo López se pasó una semana detenido, con una pregunta para Nicolás Abrile, su defensor, “por qué a mí”, reveló el abogado a horas de la liberación del que era por el único detenido en el marco de este horrible crimen que sacude a la comunidad.

Silvia, de 30 años y madre de dos niños, fue ejecutada de un balazo por dos motochoros que la asaltaron mientras esperaba su colectivo que la llevaba al trabajo todas las mañanas.

En circunstancias poco claras, un supuesto testimonio permitió la detención de López, pero días después la supuesta persona que lo acusó habría cambiado sus dichos para decir que mentía.

“No sabemos quién es esta persona, que habría vuelto a confesar que era mentira… López estuvo detenido sin elementos”, dijo el abogado en diálogo con Cadena 3.

Si poder conocer quién fue el responsable de esta falsa acusación, el abogado Abrile comentó que “no sabría a ciencia cierta si la persona está acusada de falso testimonio agravado”, dijo.

Sobre la presión social por este crimen cuyos autores siguen libres, Abrile expresó en cuanto a la actuación de la Fiscalía: “hay ciertas ansiedades y necesidades que llevan o desvían esta línea de investigación desde donde debería haber arrancado desde un primer momento”, sostuvo.




Comentarios