Este cuarto sujeto está también acusado de encubrimiento. Sería el dueño de la moto que utilizaron para el robo.


Finalmente un cuarto sujeto fue detenido este jueves por la mañana en el marco de la investigación por el crimen de Loriana Tissera, la adolescente de 14 años asesinada de un balazo en la nuca por “motochorros” que le robaron el teléfono celular en Villa Azalais.

El ministro de Seguridad de Córdoba, Alfonso Mosquera, detalló a Cadena 3 que hay “dos (detenidos) como coautores” del robo y homicidio y “otros dos en calidad de encubridores”, vinculados a la moto que se utilizó para cometer el delito y a la venta del celular que le robaron a la víctima.

El fiscal a cargo de la investigación, Ernesto de Aragón, informó a primera hora de este jueves sobre un tercer detenido “conocido de los asaltantes, que ayudó a vender el celular que le habían sustraído” a la víctima y que por esa participación fue imputado por el delito de “encubrimiento agravado”.

Asimismo no descartó que tras el análisis de pruebas documentales y testimoniales exista la “probabilidad de agravar” el delito inicial de “homicidio en ocasión de robo” a los dos primeros detenidos, identificados como Alan Abregú Balverdi (24) y Diego Silva (23), quienes serían indagados en el curso de la próxima semana.

Más tarde, fue el ministro quien informó a la prensa sobre un cuarto detenido, en este caso por encubrimiento, vinculado a la motocicleta tripulada por los criminales.

Loriana Tissera fue asesinada frente a su pequeño hermano de 9 años, con quien jugaba el pasado lunes, cerca de las 15.30, en la puerta de la vivienda de su abuela, situada en San Fernando y Gelly y Obes, del barrio Villa Azalais de la ciudad de Córdoba.

La adolescente había advertido la presencia de dos hombres que circulaban a bordo de una moto azul y que comenzaron a acercarse hacia ella, por lo que intentó correr hacia la puerta de la casa previendo que iban a intentar robarle.

Ante esa situación, uno de los delincuentes se bajó del rodado, apuntó a la joven y le efectuó un disparo en la cabeza, tras lo cual se aproximó, le quitó el teléfono celular y escapó junto a su cómplice.

La joven fue trasladada al hospital de Urgencias, donde murió horas después a raíz de la gravedad de la lesión que le produjo el balazo.

El miércoles por la tarde noche se realizó una marcha a la que asistieron familiares, amigos y vecinos para pedir por el “esclarecimiento, justicia y cárcel para los criminales”.




Comentarios