Jonathan aseguró que el único síntoma que tuvo fue tos.


Desde que se informó el brote de coronavirus en la zona del Mercado Norte, se empezaron a conocer historias de algunos de los contagiados. Ese es el caso de Jonathan uno de los empleados del supermercado “A Granel” de ese sector de la ciudad.

En la jornada del lunes se había conocido que luego de que le realizaran el hisopado el joven volvió a su hogar y allí contagió a sus nueve familiares, entre los que se encuentran adultos mayores y niños menores de edad. Además, se conoció que vecinos amenazaron con prenderle fuego la vivienda

“Estoy aislado en una cabaña. Me sorprendí por el hisopado que me hicieron. Yo tenía tos seca, pero no tenía mas síntomas. Me hicieron el control a la mañana y a la noche me dijeron que era positivo de Covid-19. En ese tiempo tuve contacto con mi familia”, contó el joven algo angustiado.

Y agregó sobre la situación familiar: “El domingo fueron a mi casa a hacer un hisopado y nos damos con el resultado que todos teníamos Covid”. Según comentó el joven, su suegra es diabética y junto a su suegro son pacientes de riesgo ya que tienen mas de 60 años.

A su vez, Jonathan aseguró que una vez que le hicieron el primer hisopado se volvió a su casa. “Me llevó un compañero en su auto porque no hay colectivos. Cuando me enteré que dio positivo no lo podía creer”.

Además, comentó que hace ocho años trabaja en el supermercado y que no trabajó en otras sucursales en este tiempo, siempre lo hizo en la sucursal de calle San Martín donde se dedica a la venta de productos sueltos. 

Sobre las amenazas que recibió su familia, aseguró: “Pasaron por la puerta de casa amenazándonos, diciendo que nos vayamos porque éramos portadores del virus. Que nos iban a prender fuego la casa. Nosotros no los pudimos identificar porque estábamos adentro encerrados, asustados y no queríamos salir”




Comentarios