Criticaron al Gobierno nacional, provincial y municipal. Cuestionaron a Llaryora por "tasas de dudosa legalidad".


El nuevo “impuestazo” promovido por el Gobierno nacional, provincial y municipal puso en alerta al “Grupo de los 6” de Córdoba que aglutina a la industria, el comercio y los servicios por lo que emitieron un comunicado con duras críticas.

“El conjunto de entidades empresarias reunidas en el G6 Córdoba viene advirtiendo desde los últimos meses sobre las medidas impuestas (y otras en estudio) que elevan la presión fiscal hacia las empresas”, expresaron en un documento titulado: “Profundo malestar en el sector productivo por el aumento de la presión fiscal”.

En ese mismo comunicado apuntan contra las medidas impuestas por Alberto Fernandez, Juan Schiaretti y principalmente contra el intendente de Córdoba Martín Llaryora a quien le discuten las tasas “de dudosa legalidad”, aunque no los nombran. 

Esto se produce “tanto por vía el incremento de los tributos vigentes como con la creación de nuevas imposiciones en forma de tasas, fondos “solidarios” transitorios o permanentes, entre otros”, agregaron.

Sobre las medidas tomadas a nivel nacional afirmaron: “resulta insostenible que el equilibrio fiscal se logre mediante el incremento de la presión impositiva, al comercio exterior y al trabajo”.

Y remarcaron que aunque se trate de: “medidas de emergencia, hacen imposible echar a funcionar el aparato productivo con la pesada carga tributaria, que hace inviable muchas actividades económicas y conspiran contra la posibilidad de creación de empleo genuino”.

“La Provincia de Córdoba no debería subir la carga tributaria, en especial el impuesto a los Ingresos Brutos que pesa sobre el sector privado”, apuntaron.

Por último apuntaron al gobierno municipal donde remarcaron: “se observa con preocupación la imposición y anuncio de nuevas tasas y otros esquemas recaudatorios como el Fondo Solidario de Inclusión Social, la tasa sobre la transferencia de inmuebles, etcétera”

Y tildaron a estas medidas como “irracionales, de dudosa legalidad y desproporcionadas respecto de los servicios que se prestan”.

“Muy por el contrario, tanto los sectores productivos como la ciudadanía en general necesitan que los distintos niveles del Estado (nacional, provincial, municipal) hagan esfuerzos genuinos y sostenidos para la reducción del tamaño del Estado y de todo gasto público innecesario. Hasta el momento no se ha hecho casi ningún esfuerzo en ese sentido por parte del sector público mientras que es el sector privado quien lleva la mayor carga de la actual crisis”, finaliza.




Comentarios